ALEXANDER SCHERER: GASTRONOMÍA Y TURISMO CON CORAZÓN

Originario de Alemania y habiendo encontrado desde la infancia ese vínculo con la gastronomía, haciendo los famosos pasteles para cumpleaños, las mermeladas, o platillos con frescos y coloridos alimentos traídos del mercado para cocinar los fines de semana; el Maestro Alexander Scherer, Coordinador de la Carrera de Gastronomía en la Universidad Anáhuac México, nos comparte parte de su semblanza y experiencia.

Desde los 8 años, encontró ese punto de partida donde empezó a darle un sentido a lo que es la cocina. “Nací en Alemania pero me vine muy chiquito a la Ciudad de México; mis papás me trajeron y nos gustó mucho por lo que decidimos quedarnos”.

Durante toda su vida estudió en el Colegio Alemán, posteriormente entró a la Universidad Anáhuac donde actualmente labora; “en aquella época no existía una licenciatura en gastronomía como tal y lo que más se asemejaba, era Administración Turística”; fue así que al concluir esa carrera, trabajó en la industria de la hospitalidad, en dos grandes cadenas hoteleras en el área de alimentos y bebidas, mientras que aprovechando los ratos libres que tenía como director o como gerente, se metía a la cocina donde retomaba ese vínculo que fue el origen de su actual profesión.

Mentores

Los primeros mentores de este maestro e investigador, fueron sus padres; “ambos fueron grandes cocineros de casa, finalmente ahí es donde se empieza a tener pasión por la cocina; ellos son mis primeros maestros. Después en la industria, poder conocer diferentes cocineros tanto nacionales como extranjeros, me ayudó a ser más objetivo.”

En la parte académica, el entrevistado refiere con gran gusto a sus profesores, el Maestro Ibarra, el Maestro Molina y toda la gente que está alrededor de cada alumno formándolo en la academia. En la vida profesional, el maestro destaca como mentor a un gran hotelero, Jean Berthelot, quién le enseñó cómo se maneja la hotelería y todo lo que hay detrás de esta industria. “Después, quien me enseñó a formarme en el carácter el señor Abed, con quien trabajé durante algunos años, ha sido un mentor extraordinario”.

“Uno va conociendo a través del tiempo las diferentes actores que se involucran en lo que está relacionado a la gastronomía y la turismo, como tal. Hay que ver que la Gastronomía forma parte del Turismo, pues la gran mayoría de las personas que viajan siempre lo hacen con un signo cultural, para conocer la cultura de un país y esto se aprende a través de la gastronomía”, detalla.

“Si vamos a los diferentes pueblos o ciudades, la gastronomía local es la que nos enseña a saber cómo es esa cultura y eso es muy enriquecedor. Así, uno va aprendiendo de las raíces de las ciudades y se empieza a profesionalizar, a conocer un poquito más del tema, para después compartirlo a las demás personas”.

Sabores favoritos

Al preguntarle sobre sus restaurantes preferidos, el Maestro Scherer, detalla que cuando uno se vuelve muy analítico es complicado decir que sí tiene un restaurante favorito, aunque en lo personal le gusta mucho comer en mercados y en fondas porque ahí es donde realmente valoras los sabores.

Sobre los restaurantes siempre recomienda probar de todo,” los buenos restaurantes, regulares, inclusive de los malos porque de ellos podemos aprender, aunque decir qué restaurante es malo, depende de la percepción de cada uno”; pero lo que sí tiene este profesional, son ingredientes favoritos: “Por mi origen la papa, la carne de cerdo, cebolla, ajo ¡Soy amante de la comida con cebolla y ajo!”, nos comparte.

Recomendaciones

En la experiencia de este maestro, para cocinar uno siempre necesita ensayar y tener una profesionalización, saber los pormenores de los alimentos (que no son fáciles de manejar), “porque así como los médicos tienen la vida de un paciente en sus manos, nosotros tenemos la vida de un comensal en nuestras manos, pues el que no sabe puede inclusive intoxicar a un cliente”.

Además, opina que hoy en día con la competencia y globalización, cada vez hay más escuelas en todos los niveles que tratan de formar a gente y eso también es complicado en la industria, porque finalmente uno puede creer que para estudiar necesita una licenciatura y para otros, con tener un diplomado o un curso ya se cocina. Creo que va más allá, hay que estudiar una carrera para saber lo que se hace en una cocina”.

Asimismo, Alexander Scherer destaca que entre más se pueda practicar la profesión, repetir día a día lo que se aprende en las aulas, más fácil será entender lo que las personas necesitan, porque “las gente es crítica por sí sola, nosotros como comensales, siempre vamos a criticar lo que se está haciendo, entonces la única forma en que nosotros podemos tener éxito, es hacer las cosas de manera constante, repetitiva, ensayar porque es lo que nos va a dar la práctica el día de mañana.

En este tenor resalta también que hay dos aspectos importantes a inculcar a las nuevas generaciones: “la tolerancia a la frustración; porque actualmente la gente se decepciona muy rápido si no lograr algo rápido y la segundo y más importante, si no se tiene una verdadera pasión por estar metido en una cocina, oler a grasa, oler a aceite, sudar, estar parado muchas horas, con la bendición de poderle dar a un comensal lo más sabroso que es un alimento entonces esto no es para mí”.

Valores

Finalmente, el entrevistado subraya que en lo que concierne en la gastronomía, para él, la cocina mexicana es la mejor del mundo. “Tenemos que darle ese valor a lo que representa, somos mexicanos, nos gusta comer, nos gusta que la gente nos conozca y tenemos que difundir nuestra cocina. Todo lo demás, la fusión de cultura y gastronomías, es muy interesante también porque finalmente la comida como tal, los productos que se utilizan ya son globales, entonces en cualquier parte del mundo conseguimos productos mexicanos o conseguimos productos italianos, españoles, etc. pero tenemos que aprovechar lo que tenemos a la mano para difundir nuestra cultura”.

Otro gran valor que para este profesional es fundamental, en cuestión humana, es tener pasión por lo que se hace, “no importa si soy un abogado, ingeniero, arquitecto, médico, si yo no tengo pasión  por lo que hago no sirve de nada”.

“Vivimos en un mundo tan complicado que se la ha vivido en crisis y si no me divierto es difícil. Para mí un consejo es no busquemos el dinero antes de la felicidad, busquemos primero la felicidad y el dinero vendrá solo”.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *