AUTORRETRATO DEL ALMA

Hace poco veía el trabajo fotográfico de Graciela Iturbide y más precisamente su obra llamada “Pájaros” , que a mi parecer es excelente, pero de todas las fotos de esta serie hay una que particular me gusta y lleva por nombre: “Ojos para Volar”, realizada en 1991 en la Ciudad de México.

En estos tiempos casi todo el mundo se hace autorretratos con su smartphone, por ello Instagram y Facebook y un montón de redes sociales, están llenas de ellos, pero casi la mayoría no tienen otro trasfondo que el de enseñar nuestro bello o feo rostro, además de que casi todos los autorretratos son frente al espejo.

No es que esté encontra de quienes se toman selfies para sus redes sociales, al contrario, estas líneas son para inspirarlos a autorretratarse de una manera más original y auténtica.

¿Qué es un autorretrato?

El autorretrato es uno de los ejercicios de análisis más profundos que puede hacer un artista. Implica escrutarse el rostro y conocerse hasta tal punto que la expresión que tenga en ese momento se traduzca en la manifestación artística que aborda, bien sea dibujo, pintura, literatura, poesía o fotografía en nuestro caso.

Para conseguir un autorretrato, debemos conocer bien nuestro propio “yo”, el estado de ánimo que nos aqueja al momento de hacer clik e incluso la situación  económica,  estado de salud emocional, entre otras tantas cosas que se les puedan ocurrir.

Autoretratarse desde mi punto de vista es desnudarse uno mismo, aplaudirse sus glorias o sus derrotas, exaltar sus propios demonios o guardar en una imagen nuestro ser.

Al escribir esto encontré muchos blogs que ya hablan del tema y que dan consejos básicos para hacerse un autoretrato. He aquí cinco que he copiado y pegado de otros blogs:

Para realizar un autorretrato fotográfico hay que…

1.Controlar un enfoque adecuado – Mediante una apertura de diafragma pequeña, eso nos ofrece una profundidad de campo mayor para así lograr un enfoque más preciso. Cerrando el diafragma asegurarás que la parte enfocada en la fotografía sea mayor, con lo que aumentarás la probabilidad de salir totalmente enfocado, pero perderás el poder compositivo que te otorga la profundidad de campo.

2.- Utilizar un modelo estático – Esto permitirá hacer todas las pruebas necesarias para llegar al resultado deseado, en cuanto a la profundidad de campo, el encuadre y la composición.

3.-Preparar el encuadre – Para conseguir fotografías más creativas es necesario jugar un poco con el encuadre, bien sea utilizando la regla de los tercios o cualquier método que se nos ocurra de momento, la preparación de una fotografía generalmente se ve traducida en un producto final satisfactorio. Visualiza la fotografía, ubica la cámara y encuadra.

4.-Utilizar un trípode – (o algun apoyo estático fuerte) – Controlar el encuadre y la composición de la fotografía es una de las cosas más importantes para lograr resultados totalmente satisfactorios, la manera más adecuada de lograr esto es a través de un trípode o algún apoyo fuerte donde puedas poner la cámara sin que se produzca ningún movimiento. Aunado a esto sería ideal si existe la posibilidad de utilizar un control remoto para disparar la fotografía.

5.-Retoque y post-producción de la fotografía – Muchas veces el retoque fotográfico mediante aplicaciones como Photoshop o Lightroom diferencian a lo que puede ser una fotografía básica y normal de una fotografía excepcional e interesante, esto no aplica en todos los casos, pero en el mundo de la fotografía digital es casi inherente el hecho de retocar la fotografía, te invitamos a estudiar estas posibilidades y adentrarte en el amplio mundo del retoque y la edición fotográfica.

Claro que estos consejos son útiles a la hora de tomarse un autoretrato hablando de practicidad y técnica, pero en ningún blog encontré consejos que nos ayuden a desmenuzarnos y conocernos como personas.

En un texto de Óscar Colorado Nates señala: “Un autorretrato es mucho más que una representación visual mimética del artista. Realmente es una narrativa abierta a la interpretación del observador donde el artista propone su propia auto-revelación, auto-preservación y en última instancia auto-creación”.

Aunque también incluiría su autodestrucción.

Tampoco me quiero enrollar en la psicología del autorretrato, solo les propongo mirarse a sí mismos sentirse cómodos con lo que son y buscar la mejor manera de congelarse en el tiempo con un buen autorretrato.

No olviden seguirme en instagram @fotocastelan y @revistakulte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *