¡BIENVENIDA SABIDURÍA DE INVIERNO! EL SOLSTICIO CON MAESTROS MAYAS

Hoy es el solsticio de invierno un día muy importante en las culturas prehispánicas de México. Esta fecha es importante también porque ha sido establecida como el Día Nacional de la Cultura Maya.

En ocasión de conmemorar una cultura que prevalece en Quintana Roo, visitamos la Casa de Cultura de Playa del Carmen, donde se reunieron diversos dignatarios y difusores culturales de la sabiduría del pueblo maya, como el sacerdote Igilio Sac Canul y Marisol Berlin, Directora de la Academia de Lengua y Cultura Maya de Quintana Roo.

Sabiduría bajo un árbol

“¿Por qué existe el solsticio? Esa es la parte real de la vida, existe el sol y la sombra, el día y la noche, el bien y el mal en un equilibrio; nosotros no somos tan buenos, tenemos lo bueno y hay que dejar de ver lo malo para transformarlo”, indicó uno de los sacerdotes.

.”En este día se alinea con este solsticio una energía muy hermosa y los niños empiezan a tener sabiduría, conocimientos de esta cultura maya que tenían los ancestros con estas rotaciones del universo, del Sol, de la luna. En la cuestión de la luna hablamos de la agricultura, de la importancia de este astro y su relación las plantas, las olas del mar, en los peces, en las mujeres embarazadas, en los árboles. Si en luna tierna cortas un árbol encuentras debilidad, en luna llena es fuerte el árbol, explica a todos los presentes.

Una conexión con el universo

“No podemos pensar que estamos en este planeta Tierra, que dicen que así se llama, pero las tres cuartas partes tienen agua; el latido de nuestros corazones, es el latido del agua y también recibimos la energía  del sol, entonces no estamos desconectados, estamos unidos al universo en una importante conexión”, comenta mientras nos reparte miel, para saborear esta síntesis de la biodiversidad de nuestro alrededor.

Con serenidad invita a probar este preciado nectar. “La miel está conectada con este lugar tan hermoso que es la Península de Yucatán donde tenemos una biodiversidad de plantas donde se puede extraer el néctar de la miel, que en realidad transamos la miel a las abejas, porque ellas trabajan para sobrevivir y nosotros somos piratas de ellas”, bromea.

Porque la sabiduría no está peleada con la alegría que manifiesta el equilibrio del saber y sentir; que bajo ese árbol se hace presente. “Hay que cuidar esa armonía, a esos grandes sembradores que son las aves. En este lugar estamos en un sitio privilegiado, tenemos ríos subterráneos, cenotes, sitios arqueológicos conectados con el cosmos porque cada pirámide está hecha de acuerdo a una estrella de luz, de maíz, de varios elementos, porque las hicieron nuestro abuelos con un gran conocimiento y sabiduría que nos quedó muy poca a nosotros”.

“Los abuelos tenían esa telepatía, esa transportación, gran conocimiento. En aquellos tiempos las civilizaciones que eran los incas, los egipcios y los mayas se comunicaban entre sí y los arqueólogos lo han encontrado”, continúa este maestro maya, quien destaca que ahora hay que trabajar en los niños porque “ellos tienen el  libro de la sabiduría; tienen más capacidad en lo que están viviendo ahora porque los grandes hemos tenido tantos errores con la madre tierra y un niño siempre tiene facilidad en sus respuestas”, detalla este maestro que ha llegado de una comunidad maya en Felipe Carrillo Puerto.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *