¿CONOCES A DÉBORA?

Es posible que en Instagram te hayas encontrado a una chica de veintitantos, extrovertida, sonriente, social, poco paciente pero con alma de niña que ama los dulces y los pasteles de cumpleaños; no es de carne y hueso, más bien es de pixeles, su nombre es Débora.

“Nació en mis manos aproximadamente desde los 16 años, sin un nombre, solo dibujando líneas y palitos, duró algunos años en gestación. Con el tiempo le salió cabello, ojos y boca, aunque físicamente es chaparrita, tiene piernas largas”, describió su creadora, Karen Mireles.

Comentó que este personaje que ha robado varios corazones en Instagram, nació mucho antes de llegar a esa red social, cuando tenía 16 años. “Al principio eran cosas de una típica adolescente con problemas de identidad, pero donde creo que nació realmente, es a partir de un trabajo hermosamente demandante en una casa editorial de Tijuana, donde tenía horas para dedicar al ocio y había situaciones de todos los días, desde las mejores, hasta algunas incómodas, que claramente me las guardaba y era una manera de sacarlo, desesterarme o bien, mostrar lo feliz que me hacían”.

Con el tiempo Karen incluyó en Débora su vida cotidiana y le dio un espacio a su pareja, porque igual que el trabajo, la hacía reír y enojar también. “Todos esos dibujos se quedaban en papel y aunque mis amigos y conocidos me decían que las digitalizara y las subiera a Facebook no era el momento, hasta que un día, tiré todas mis servilletas, hojas recicladas de la oficina donde había dibujado y comencé de nuevo en una tableta”. Explicó.

“Tenía un blog, pero me costaba trabajo mantenerlo porque se me olvidaba que lo tenía, entonces me mudé a Facebook y al final me quedé con Instagram que era más cómodo para mí porque las subía rápido desde mi celular o mi tableta, fue ahí donde sí me hice de algunas fieles seguidoras”, compartió

En resumen Débora, nació en una oficina y de la convivencia con personas que le daban a Karen material para dibujar. “Era material entre positivo y negativo, pero de cualquier manera, salía algo cómico y nada ofensivo. Es cuando me di cuenta que me hacía sentir bien y lo seguí haciendo, ya por alrededor de 11 años”.

Su propio “yo”

Con vida en servilletas, lápices y plumas Karen se dio cuenta de que Débora era su propio “yo”. “Tenía todo mi carácter, con alma de niña que no se acaba, romántica, con un lado sutilmente malvado y con los problemas existenciales cotidianos de una joven mujer. Digo, al final de cuentas Débora vivía de forma cómica muchas de mis experiencias. El nombre fue gracias a una lluvia de ideas con mi actual pareja, porque si quería comenzar a estar en las redes sociales necesitaba una identidad, que no fuera mi nombre real para crear un personaje como tal. Pensé en todos los nombres que me gustaban y ese fue el que se quedó al final, era parte de mí”.

“Débora muestra cómo vivir experiencias, toma con calma las cosas, porque al final te puedes reír de lo bueno y lo malo cuando pasa. Deja una enseñanza, experiencia que se suma a los años y puede manifestarse como sea: redactando, ilustrando, haciendo música, pero de manera positiva. Y sobre todo enseña que, nunca, pero nunca pierdan el niño que uno lleva dentro”.

De acuerdo con su creadora, Débora está basada en momentos personales, pero le han escrito sus fans en su mayoría jovencitas, sintiéndose identificadas con muchos de los cuadros que ilustra. “Incluso chicos escriben mencionando a sus novias en muchas de las situaciones y está padre saber que puedo sacarle una sonrisa a personas para mí totalmente desconocidas, porque vivieron algo similar”.

Detrás de Débora

La creadora de Débora, es una profesional egresada de la Universidad UNIVER a la edad de 21 años; aunque desde los 19 trabajó en una Casa Editorial, en el área de diseño editorial.

“Ahí trabajé muchos años y tuve la oportunidad de al mismo tiempo de apoyar en área de publicidad en una agencia de seguros. Después la vida me llevó al área industrial, pero no me gustaba mucho, sin embargo, era dinámico y eso me agradaba, puesto que soy un poco hiperactiva. Seguí en el área de publicidad en agencias de diseño, como freelance creando mi propio proyecto al mismo tiempo y por supuesto a Débora, que me ha acompañado en los años que llevo de vida profesional”, detalló Karen.

La creadora explicó que actualmente Débora es su único trabajo como ilustradora, además, ahora está armando su propio proyecto de publicidad y mercadotecnia como una agencia. Por el momento Débora vive solo en Instagram @deboralineas, pero quién sabe, tal vez pronto o en un futuro la podremos encontrar en algún otro lugar, como pasó hace años en ese salto de las servilletas y papeles a los pixeles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *