EL MUNDO NO ES UNA BURBUJA

“CUANTO MÁS CAMINAS, MÁS MEJORAN TUS FOTOS”

Cuando hablamos de buscar la foto perfecta, nos podemos meter en ‘camisa de once varas’, desde mi punto de vista la fotografía es una búsqueda incansable de aquello que ven nuestros ojos.

Muchas veces la gente me pregunta cuál es mi foto favorita y siempre me enroscaba y trataba de decirle que todas tienen algo diferente y que me gustó en ese momento, pero un día leí una frase del fotógrafo norteamericano  Imogen Cunningham que decía “¿Que cuál de mis fotos es mi preferida? La que haré mañana.”

Y es verdad; si bien es cierto que algunos fotógrafos llegaran a ser reconocidos por una foto en específico, siempre estarán en busca de nuevas imágenes, ¿Y cómo se da esa búsqueda?

De los 12 años que llevo como fotógrafo, he visto decenas de mis compañeros y colegas de trabajo caminar, caminar y caminar incasablemente en la búsqueda de imagen y temas para fotografiar. Mucho se estipula o se piensa que para ser un buen fotógrafo, se necesita viajar muchísimo salir a conocer el mundo, en cierta medida sí, pero en cierta medida no.

Hace pocos días el fotógrafo mexicano Pablo Salazar, publicó un trabajo fotográfico llamado “Buscando el nido”, el cual muestra las condiciones de vida de los pájaros en la Ciudad de México; este trabajo le llevo ocho años buscando e investigando.

Lo que quiero decir es que no importa si vives en Cancún, Tijuana o Toluca, el mundo parece una burbuja pero no lo es, aunque nunca hayas viajado o salido de tu lugar de origen, si caminas, buscas, investigas y hablas con la gente, encontrarás historias grandiosas que contar con tu cámara.

Tampoco quiero decir que te conviertas en un sedentario; siempre he dicho que el mejor equipo que puedes tener para hacer fotos son unos buenos zapatos, ya que ellos te llevarán a donde sea que tú quieras ir.

Pero las historias están ahí a la vuelta de la esquina, sólo tienes que abrir bien los ojos y encontrarás las cosas que otros no ven. Un consejo que te puedo dar, es que jamás te dejes de impresionar de las cosas, por más comunes y rutinarias que se te hagan, préstales la mayor de las atenciones.

Si ya diste mil vueltas por la misma calle y no encuentras nada, regresa el día de mañana y el día siguiente a diferentes horas del día, en distintas fechas; te sorprenderás de lo que un día puedes encontrar.

Nunca dejes de caminar y buscar, puedes tener todo el conocimiento fotográfico del mundo, incluso una técnica excelente, pero de nada te servirá el conocimiento si no miras el mundo con ojos distintos a como miran los demás.

Debes tener curiosidad por todo lo que te rodea, ver y sentir lo que otros no miran, observar desde perspectivas diferentes, buscar nuevos escenarios y mirar el mundo con un enfoque distinto.

El mundo no es una burbuja, hay muchos caminos que explorar incluso en tu propia casa, escuela, o trabajo. Persistencia, paciencia, constancia… es muy fácil caer en la frustración, de hecho es prácticamente obligatorio o inevitable, pero lo que distingue a un fotógrafo de un mero aficionado es la capacidad de superar esa frustración, la necesidad de pasar por encima de ella y no dejarse arrastrar por el sentimiento negativo.

Bueno pero hoy ya sermonee mucho, mejor les dejo unas fotos que realicé hace algunos días a un vendedor de burbujas en el Centro Histórico de Toluca la bella, esa ‘Toluquita’ que se convirtió en mi casa hace cuatro años y que aún me falta mucho por caminarla.

Recuerden seguirme en mi Instagram como @fotocastelan y nos vemos el próximo miércoles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *