EL SÉPTIMO SALTO

(Versos para el “Pintor de los sueños” Julián David López Trejo y también para su maestro el “Niño güero” José Luis Cuevas Q.E.P.D.)

Nacer es caer como fruto maduro

morir es caer como fruto nuevo

Siempre antes de tiempo

convertirse en semilla sobre la tierra.

La verdad de nosotros tiene nombre de niño

“L’enfant terrible”, “pintor de los sueños”

suele ser insolente, predice cosas

más que nada mudas e intangibles.

Nacer en una fábrica de lápiz y papel

o hacerlo soñando con salvar a la Tierra

crecer entre imágenes sin tiza

o salvarse de la Tierra en un impacto

el séptimo salto fue el sueño.

Uno predijo morir de más de 100 años

antes, se durmió por siempre en una cama roja

con fragmentos de La Castañeda, la Zona Rosa,

el Califa de Oro, sus espejos de color y ella.

Otro predijo morir besando la tierra y vive

tiene como arma un pincel, ráfagas de colores

busca ese lugar donde convergen los sueños

ese que vio al caer profundamente en la vida.

 

Y viven ambos, siempre

 

 

 

Una reflexión en “EL SÉPTIMO SALTO”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *