EN LA PINTURA ¡ROJO MEXICANO!

Muchos de quienes vivimos en otro estado y no pudimos ir a la capital a disfrutar de la exposición «Rojo mexicano: la grana cochinilla en el arte», el Palacio de Bellas Artes, nos quedamos con las ganas de saber más, sobre este insecto mexicano que desde tiempos ancestrales era utilizado para crear ese rojo mexicano que vemos en muchas pintura de nuestros creadores a lo largo de los siglos.

Por suerte pudimos acercarnos a uno de los pintores más destacados del México contemporáneo, para que nos hablara un poco de este animal y sus usos en la pintura y así lo hizo el “Pintor de los Sueños”, Julián David, López Trejo, quien además como ejemplo nos compartió una de sus obras de la corriente pictórica “Triangulación Dinámica“, donde predomina ese rojo hechizante.

La Grana Cochinilla, es un insecto endémico de México que se cría en la penca del nopal. Mediante un proceso de cosecha y secado de la hembra, se obtiene el  ácido carmínico o pigmento de color rojo, muy característico y de un alta concentración que mezclado con diferentes reactivos, nos dará tonalidades como  naranjas, rojos intensos y púrpuras“, explicó el pintor.

Además, explicó que “desde sus inicios, este pigmento se utilizó principalmente en el teñido de los textiles en la cultura precolombina de modo artesanal. Posteriormente, al analizar la resistencia a la luz y la fijación del color, se fue ampliando su uso y se introdujo en el Siglo XVl en el teñido de telas y en el uso en la elaboración de obras pictóricas“.

“Su uso, se fue expandiendo por las épocas y entre los grandes artistas, los cuales apreciaban mucho la particularidad de este pigmento, que al mezclarlo con aceites obtenían su pintura al óleo”, detalló el maestro Julián David.

Con la llegada de los españoles a nuestro continente, se dio un gran intercambio cultural del México prehispánico hacia el mundo, convirtiéndose rápidamente en uno de los colores favoritos de artistas de gran renombre, como lo fueron: Tintoretto, Tizano. Turner, Renoir, Van Gogh, Gauguin, entre otros“, expuso.

Y destacó que en el año 2017, se creyó conveniente hacer un homenaje a este gran aporte de México hacia el mundo, realizando la referida exposición en el Palacio de Bellas Artes de la CDMX, “cubriendo prácticamente todo el proceso de la obtención de este pigmento, su conversión y aplicación al campo pictórico“.

Si lo vemos por el lado amable y nos perdimos de esa expo, tenemos la fortuna de descubrir en el arte el uso de este pigmento mexicano, gracias al trabajo de nuestros creadores cuyas expresiones un un patrimonio para nuestro México y el mundo. ¿Qué tal si comenzamos con esta obra de Julián David López Trejo?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *