LA EUDOCIA: SON Y ALMA JAROCHA EN TULUM

(Con información y fotografías de Daniel Flores Cardoso)

Con la filosofía de compartir la música y respetar a los intérpretes, al público y dar un mensaje de humildad a las personas de disfrutar y amar tanto a la música como a las raíces de cada quien, sea cual sea su procedencia, La Eudocia lleva desde el corazón de Tulum, los sonidos más puros y auténticos del son jarocho.

Quien tenga la fortuna vivir o visitar Tulum, Quintana Roo e ir al Centro frente al ADO, un domingo a departir en El Encanto bar, cerca de las 21:00 horas, podrá disfrutar del ritmo y alma jarocha emanada por este grupo cuya historia relata uno de sus integrantes, Manuel Contreras: “en un principio la agrupación estaba integrada Anel Vázquez y por un servidor, bajo el nombre ‘Son para Eudoxcia’, en honor a la abuelita de Anel, que se nos adelantó en el camino hace pocos años”.

“Comenzamos tocando en Xalapa ‘boteando’ como le dicen o ‘charoleando’ y luego nos comenzaron a contratar para eventos locales en Xalapa, en Día de muertos, posadas etc.; después llegamos a vivir a Tulum y ahí conocimos a Beto Palafox y posteriormente invitamos a Rodrigo Martínez a tocar el contrabajo eléctrico, eso fue a finales del año pasado”, narra Manuel Contreras para la Revista Kulte’.

Luego llegaron desde Xalapa Cristian Cano y Nacho Quinto; “poco tiempo después fue Nacho quien se fue y Cristian se quedó en el grupo; así quedó la alineación actual que tenemos”.

Sonidos tradicionales para todos

Manuel Contreras explica que lo que hace La Eudocia, es tocar son tradicional con arreglos propios. “No los modificamos sólo les agregamos recortes y armonías, pero intentamos conservar el sonido que tiene cada son.

“Actualmente estamos trabajando en los arreglos y definiendo bien el sonido que queremos, para posteriormente hacer una grabación en la ciudad de Xalapa, aunque aún no tenemos confirmada la fecha, pero esperamos que sea finales de este año”, comparte.

De acuerdo con el entrevistado, en su percepción en este hermoso paraíso caribeño, el son le gusta a todo tipo de gente, desde quienes vienen de vacaciones, hasta las personas locales, “no hay edades ni nacionalidades, pero lo que sí es que a la mayoría de los niños es seguro que les agrada”.

Finalmente comparte que considera que es muy bueno que se esté valorizando el Son jarocho, ya que así se rescata mucha música tradicional en México y otras partes del mundo. “Aquí en Tulum hay muy buena música, también tradicional; llegan muchos flamencos, músicos de tarantela que tocan piezas tradicionales de Italia y además, se toca el maya paax en las iglesias mayas, que es la música tradicional local”.

“Así que desde nuestro punto de vista, en Tulum, las músicas tradicionales están vivas y sonando y que a nosotros nos tocó estar de parte del son”, agrega el músico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *