LA GLOBALIZACIÓN Y SUS EFECTOS EN LA SOCIEDAD LOCAL

¿Es positiva o negativa la inmigración de las personas?

 

Por: Alexander Scherer Leibold*

Año con año, existe una mayor emigración de personas extranjeras a otros países. Por diversas razones las personas emigran a otros países, haciendo que éstos tengan cambios considerables en su forma de vivir. Si uno empieza  a revisar el mapa mundial, se darán cuenta de que en cada uno de los países hay un sin número de otras nacionalidades que poco a poco van ocupando espacios en el país sede.

El país sede, que recibe constantemente personas de otras nacionalidades, “se encuentra bajo una gran presión social”. Esta presión a la que me refiero, radica en que todos los extranjeros son muy bienvenidos a vivir en otros países. Lamentablemente existe una gran problemática en este contexto, que explicaré más adelante.

Es cierto que la globalización es parte de la vida moderna, parte de este siglo XXI. Dentro de los grandes beneficios que ha traído esta globalización, es que prácticamente en todos los países consigues productos de otros países. Cada día hay más tiendas especializadas de productos foráneos, que en muchas ocasiones son traídos por esta misma migración y que ayudan a generar una mayor de diversidad de productos e inclusive una mayor competencia entre los productos locales y los extranjeros.

Lamentablemente también es cierto que en algunos países pareciera ser que los gobiernos favorecen más la importación de productos que el apoyo a la producción y comercialización de productos locales. Si a esto le sumamos que en muchos países hay mucho malinchismo en contra de los productos nacionales, se genera una verdadera campaña infernal por la venta de los productos y servicios.

La verdad el poder ver productos de un país en otros países, da mucho gusto, ya que habla de la calidad del mismo, y del valor que los consumidores locales le dan a esos productos. Es más, aquellos que somos extranjeros en un país y vemos productos de nuestro país en las tiendas nos da mucha emoción ya que te hacen recordar por lo general esos buenos momentos que viviste en tu país natal.

Pero no todo es miel sobre hojuela en estos días. La inmigración ha rebasado por mucho lo que se pudo haber planeado en su momento. No sé si sea bueno o no tener tanta mezcla de culturas en un mismo país (ciudad). Lo cierto es el hecho de ver a tantas personas de diferentes nacionalidades que nunca te cansarás de conocer algo diferente.

Uno de los grandes conflictos que se han presentado en los países que han recibido a tantos inmigrantes (legales o no), es el hecho de ver su cultura y tradición de cierta forma dañada.

Los inmigrantes con toda razón, respetan sus tradiciones ya sea por costumbres, por cultura o por religión principalmente. El gran problema de ello, es que muchas de estas tradiciones, chocan con las costumbres, cultura y religión del país al cual están llegando.

Para empezar los inmigrantes tratan de ir imponiendo sus costumbres, principalmente los religiosos y culturales, para lo cual en muchas ciudades uno ya encuentra recintos religiosos de diferentes religiones, zonas tradicionales como los famosos barrios chinos ya muy posicionados en ciudades principales. Zonas totalmente identificadas con una nacionalidad.

Hace algunos meses, antes de iniciar el mundial de futbol Rusia 2018, el presidente de ese país, el Sr. Putin mencionó que todas las personas son muy bienvenidas a Rusia, pero que les recordaba que todos deben respetar la cultura de dicho país así como su idioma. Algo que por cierto puede llegar a ser muy complicado y más cuando se juntan tantas diferentes nacionalidades. Es cierto que el idioma qué más se habla en el mundo, al menos en el ámbito turístico y de negocios, no es el idioma que más se habla en cada uno de los países, por lo que es muy importante tratar de hablar el idioma al país que uno vaya a ir, o al menos contratar a un traductor o llevar un diccionario. La gente local no tiene por qué hablar un idioma que no es el suyo, y más cuando existen países europeos en dónde la gente habla varios idiomas pero en otros dónde nada más hablan uno.

Otros ejemplos de lo que ha sucedido en el mundo podemos encontrar como por ejemplo algunos países nórdicos, han mencionado a la población árabe, que deben respetar a la población local, vistiendo y comportándose como se suele hacer en dichos países. Esto porque a los locales les molesta mucho que los inmigrantes rompan con sus tradiciones básicas.

En su contra parte, países como Canadá, que han tenido una migración muy fuerte del oriente, han sufrido que en muchas de sus localidades, inclusive las calles ya llevan los nombres en chino, inclusive por delante del nombre en inglés o francés. Además la inmigración oriental ha llevado a que muchos establecimientos sean operados por orientales y que dentro de sus características principales por cierto no está el orden o la limpieza y esto choca con el orden y tranquilidad que tenían los canadienses.

En otros países europeos como Alemania, Francia o España, los turcos o africanos buscan que los locales hablen su idioma antes que el del país sede. Existen establecimientos en dónde si los locales no hablan turco éstos no los quieren atender, o si los atienden, los atienden de malas. Lo mismo sucede con los africanos, que no les gusta hablar el idioma español o francés. (No podemos, ni debemos generalizar, ya que muchos otros hacen un fuerte trabajo por aprender el idioma local).

Pero también es cierto que uno que quiere viajar a un país árabe o asiático por ejemplo, ahí uno tiene que respetar si o si, las tradiciones estipuladas por el país, que por cierto les recomiendo informarse muy bien de lo que sí se puede hacer y que no, ya que uno puede caer inclusive en la cárcel por no obedecer las normas de dicho país. Es más existen casos que se pagan con pena de muerte.

¿Exagerado? No lo sé, lo único que sí sé es que estamos rompiendo muchas reglas en algunos países o que están siendo violadas, por lo general por tener gobiernos o sociedades débiles y que permiten que los inmigrantes – turistas hagan lo que ellos consideren que está bien.

Uno se puede dar cuenta y revisar el pasado de algunas ciudades o países. Hoy éstas se encuentran con una gran diferencia, antes las ciudades eran limpias, y con la migración se han convertido en sucias. En otras se respetaban ciertos lineamientos de tránsito, hoy en día es un caos. La forma de atenderte en algunos establecimientos antes era cordial ahora no les interesa. Esto en gran medida se debe a que quienes hacen el trabajo (y muchas veces el trabajo pesado), no tienen las mismas características o formación que los locales. Es un tema muy complejo y que está llevando a muchos países – ciudades a un colapso en cuestión de seguridad, imagen, tranquilidad principalmente.

Por cierto, existen ciertas ciudades – destinos que ya no aceptan una mayor inmigración de personas. Están en contra de recibir a más turistas y mucho menos a más inmigrantes, debido a la sobrepoblación de algunas ciudades.

La tranquilidad de éstas se ha visto afectada en los últimos meses y los locales han perdido su absoluta tranquilidad. Inclusive muchas empresas ya no se dan abasto para poder sufragar las necesidades que los mismos clientes exigen.

Simplemente revisen ustedes la cantidad de gente que se está desplazando a los diferentes destinos. Olvídense ya de si hay vuelos o no para ese destino, uno hace milagros e imposibles para trasladarse de un lugar a otro, pero qué pasa con el hospedaje, con los establecimientos de alimentos y bebidas, con los destinos culturales.

Según los últimos reportes por ejemplo, en Disney uno puede llegar a tardarse hasta 5 horas para subirse a un juego, esto implica que en un día normal uno puede subirse a mucho menos juegos de lo que antes lo hacía. O que les parece esperar 3 horas para entrar a la Capilla Sixtina o subir a la Torre Eiffel o 2 horas para el restaurante que uno quería, o subirse a un tren con boleto pagado pero no tener asiento durante todo el viaje por el sobrecupo que hay. En muchos lugares tradicionales las visitas se han hecho tediosas, ya que ni siquiera uno puede disfrutar lo mismo, por la gran cantidad de personas que hay. Realmente el viaje se vuelve incómodo, en vez de placentero.

Considero que la sociedad ha cambiado completamente el mundo en el cual hoy nos encontramos, difícilmente creo que estemos ante la posibilidad de revertir esta situación y con toda certeza creo que los países van a empezar a perder su identidad. Habrá una mezcla de culturas y tradiciones, que harán que los países sean totalmente multiculturales. Esperemos que al menos el respeto a la persona no se pierda y se mantengan de una forma u otra las tradicionales originales.

El poder convivir con otras culturas es muy interesante y de mucho aprendizaje, pero siempre y cuando todos aprendamos a vivir en paz respetándonos los unos a los otros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *