LA INDUSTRIA RESTAURANTERA Y SUS “CONFLICTOS DE INTERESES”

Por Alexander Scherer Leibold*

Posiblemente una de las industrias con mayor diversidad  que puede existir, es la industria restaurantera. Por un lado cada día abren nuevos establecimientos de cualquier tipo y en cualquier región; pequeños o grandes, sencillos o complejos. La industria restaurantera sin temor a equivocarme es una de las que más movimiento presenta, en toda sus líneas. La gastronomía es muy abundante y puede satisfacer a casi cualquier paladar. La gran mayoría de los habitantes del país han ido al menos una vez a un establecimiento de alimentos y bebidas.

Desayuno, comida o cena, café o snack, entretenimiento o bar, sin importar cuál de ellos es una industria llena de satisfacciones y experiencias, pero también llena de grandes retos. Una industria que ante cualquier crisis se ve afectada en un inicio, pero que al paso del tiempo se logra reponer con cierta facilidad. Al final del día las personas siguen buscando el ocio a través de esta industria.

“Está perdiendo el negocio”

Uno de los principales retos que enfrenta esta industria y que en la mayoría de los casos no se entiende es en el concepto de dejar de ganar o perder. Platicando con varios directivos de establecimientos siempre mencionan que están perdiendo en este negocio. Perder significa no ganar para cubrir sus costos administrativos – operativos. Eso sería muy grave y por ende un posible cierre de la empresa. El concepto dejar de ganar implica no estar ganando aquello que se solía ganar en otras épocas, pero para ello, se debe entender la situación actual en la que se está viviendo.

El día que un establecimiento de alimentos y bebidas pierda en realidad (económicamente hablando), mejor que cierre el negocio, ya que difícilmente se va a poder recuperar. Por lo general los establecimientos dejan de ganar un porcentaje de sus utilidades. Uno de las principales obsesiones que se tiene en esta industria es el tratar de recuperar la inversión lo antes posible, sin realmente haber hecho una planeación adecuada del tiempo estimado para poder recuperar dicha inversión. Recordemos que los tres principales errores en esta industria es hacer lo que el dueño quiera (no saber controlar su ego), no tener un análisis a detalle de los costos administrativos y operativos reales y finalmente un mal servicio.

Si analizamos a detalle los tres motivos, entenderemos el por qué fracasa casi el ochenta por ciento de los negocios en esta industria. Es increíble ver como cierran día a día negocios en esta industria y simple y sencillamente por no saber manejar un negocio de manera correcta. Si trasladamos esta industria a otros países posiblemente nos cierran todos los negocios, ya que no cumplimos con los lineamientos establecidos. Claro que tampoco existe una autoridad competente  real que supervise lo que se hace.

Acciones para “no perder”

Dentro de esta situación, los restauranteros se han visto en la “necesidad” de llevar a cabo acciones que son totalmente contra las reglas de juego, inclusive en contra de lo estipulado por las leyes mexicanas y que al final del día quien paga los platos rotos es el consumidor y el colaborador. Sí, quien paga las consecuencias al final del día es el consumidor, quien pagará platillos mucho más caros de lo que realmente son, además pagará por servicios que son responsabilidad de la empresa otorgar y que no le interesa a ésta cubrir.

Aquí podemos empezar viendo que siguen habiendo establecimientos que se atreven a cobrar el famoso cubierto, por cierto único país en el mundo que lo hace. El comensal tiene todo el derecho a llevarse el cubierto que utilizó, ya que es lo que se le está cobrando finalmente. Algunos han entendido que el uso del concepto es erróneo y han optado por incluir en sus cartas el término servicio de pan, que finalmente es lo que realmente se está cobrando. Es un tema sencillo, pero que crea mucha confusión y enojo en el cliente, el tener que pagar un extra en su cuenta.

Otros siguen insistiendo en cobrar el valet parking, cuando éste en teoría ni siquiera debería de estar permitido, debido a que todo establecimiento debería de tener su propio estacionamiento. Algunos también han entendido el error y suelen incluir el costo del valet, dividido en los platillos del menú. El subirle cinco pesos a cada platillo no afecta en el consumo de los clientes y si se logra un gran beneficio al indicarle al consumidor que el valet parking no tiene ningún costo. El precio de los platillos puede traer prorrateado el costo del valet sin problema alguno. En fin es decisión de cada establecimiento, pero al final del día no se quejen del por qué los clientes ya no regresan.

Por otro lado  en algunos establecimientos “finos” se les ha dado por cobrar cualquier consumo extra, desde la mantequilla, hasta las salsas que pueden acompañar un platillo. Si de por sí sus precios son elevados, ahora más aún con este cobro excesivo para los clientes. Pareciera ser que entre más fino el restaurante, más excesivo el cobro de los “extras” que puedan surgir. Ya veo el día de mañana cobrando a una taquería la salsa que uno le pone a sus tacos. En serio seamos serios en nuestro negocio y tratemos a los clientes como se debe con respeto y no abusando de ellos.

Y lo peor aún está en que si no lo quieren pagar, porque se pueden quejar los clientes, lo tiene que pagar el mesero de su bolsillo. Como aquellos establecimientos en donde si el pedido no llega en treinta minutos es gratis para el comensal pero lo paga el mensajero. En serio no entiendo a los restauranteros, teniendo una de las industrias más benevolentes, que en todo momento puede llegar a tener clientes, cometen cada error tan infantil que tarde o temprano les va a costar la pérdida de cientos de comensales y entonces sí a preocuparse de ello.

Uno de los aspectos más llamativos y del cual se habla muy poco es de la poca ética profesional de algunos establecimientos que cuando contratan a su personal operativo le hacen firmar al mismo tiempo su renuncia en blanco. Algo totalmente fuera de la ley, pero que el mismo personal suele aceptar ya que de lo contrario no tendría una fuente de trabajo. De hecho al parecer no es la única industria en dónde esto está sucediendo. Creo que y sin ser abogado, es el hecho de que se debe de revisar a detalle los contratos de los colaboradores y establecer claramente el tema de los contratos provisionales. No abusemos de la necesidad que se tiene de trabajar para poner las condiciones de tal manera en que los trabajadores se vean obligados a aceptar estas. Trabajamos con personas, seamos humanos.

Otro de los temas que han causado mucha polémica y que circula en diferentes redes sociales, es el hecho de encontrar establecimientos que al parecer no les pagan un sueldo a los operativos (meseros especialmente) considerando que el cliente les deja suficiente propina y con ello está cubierto el salario. Por favor todos los colaboradores deben de tener un contrato vigente y un salario establecido y digno. Las propinas son totalmente independientes al salario. El restaurantero no tiene ningún derecho de disponer de las propinas. No podemos asumir que el comensal deje suficiente propina como para no darle un salario a los colaboradores.

También algo que es muy deplorable es el hecho de cargar propina sin consultarle al cliente. En muchas ocasiones dan por hecho que el cliente va a dejar y cargan automáticamente un porcentaje sobre la cuenta. Otros se molestan con el porcentaje que deja el cliente y le cargan un porcentaje mayor y algunos otros en mesas grandes automáticamente cargan un porcentaje determinado en la cuenta. Mucho cuidado con ello, debido a que la propina es voluntaria. Cabe resaltar que en caso de que en la entrada al establecimiento esté estipulado que en las cuentas se va a cargar un determinado porcentaje de propina, entonces el comensal sabrá si entra o no al establecimiento. Pero debe de estar a la vista y no en letras diminutas que nadie pueda ver. Es crucial informar de manera oportuna al comensal de lo que se le va a cobrar y no al final del consumo salir con la sorpresa de cargos inesperados.

Y finalmente uno de los casos que están sucediendo en últimas fechas es cobrar un extra por hacer una reservación. Desde cuándo el hacer una reservación que le permite al establecimiento facilitar sus procesos debe costar más. Si ya se empezó a usar el manejo de reservaciones, el cual es una gran ventaja para un establecimiento, se debe de potencializar al máximo, buscando la optimización adecuada de tiempos y recursos. En serio la industria está descuidando a sus comensales de manera seria. Ya no saben ni por dónde cobrar demás. Lo peor de todo es el hecho de que el personal de base, de contacto con los comensales de ello no obtiene nada, más que dolor de cabezas, ya que ellos son los que atienden al final al comensal y deben resolver las inconformidades de éstos.

Es una pena que en la mayoría de los establecimientos avienten por delante a los colaboradores que den la cara de las decisiones que toman los directivos. A ellos no les importa si los empleados ganen o no, mientras ellos tienen sus ingresos constantes. Ellos deberían de dar la cara ante los comensales de las decisiones que toman y escuchar lo que los demás comentan. Esa es una de las grandes llaves del éxito, escuchar lo que los demás tienen que decir.

Insisto esta industria es muy benevolente. Muy gratificante si sabemos manejarla de manera correcta. Todos deben de ganar. Aquí podemos aplicar perfectamente el término ganar – ganar – ganar. Al tener las acciones muy bien delimitadas, gana el consumidor al tener productos de primera calidad con un servicio excepcional, gana el colaborador debido a que brinda un servicio de primera lo que le va a redituar en una excelente propina y gana el establecimiento que verá el incremento en las ventas. Todos ganan si sabemos hacer muy bien nuestro trabajo.

Si le permitimos libremente (bien capacitados) a los colaboradores a tomar sus decisiones de venta, ellos mismos llenarán los establecimientos. El comensal en la mayoría de las ocasiones acude al establecimiento en dónde se le atienda mejor, no donde le cobren de más o sean quisquillosos en todos los aspectos.

Dejemos de pensar en un mismo, buscando sacar el mayor de los provechos tanto de los comensales como de nuestros colaboradores. Entiendan que la mina de oro algún día se acabará. La competencia cada día es mayor y más agresiva. Pero al final del día la decisión es de ustedes. Los datos duros hablan por sí solos. Más del setenta por ciento de los establecimientos cierran antes de un año y del treinta por ciento restante un alto porcentaje no llega a los tres años de operación.  Ustedes que prefieren, un establecimiento que dure toda la vida o sea un negocio de uno o dos años.

Yo ya dejé de ir a ciertos establecimientos por estos detalles. ¿Ustedes hasta cuándo van a seguir siendo cómplices de estas situaciones?

Maestro Alexander Scherer Leibold*, Coordinador de la Licenciatura en Gastronomía, de la Universidad Anáhuac México ascherer@anahuac.mx

20 reflexiones en “LA INDUSTRIA RESTAURANTERA Y SUS “CONFLICTOS DE INTERESES””

  1. Me parece que es una muy buena idea la de cobrar en los platillos el valet parking, el cliente, a menos de que sea muy caro el platillo, no lo va a sentir y siempre un consumidor se siente mejor cuando ve que no le va a salir extra algo como estacionar el coche, es una gran estrategia que le va a agradar al consumidor ya que no lo esta pagando como algo “extra” y va a ayudar a la imagen que se tiene del establecimiento, creando más clientes satisfechos y los cuales, probablemente, van a recomendar el lugar a otros, incrementando las ventas. Esto es algo que debe de ser planeado desde la inauguración del lugar para no crear pérdidas desde un comienzo, por esto es que es tan importante tener un plan a largo plazo.

    1. Estimada Tania, muchas gracias por tus comentarios. Es fundamental tener una muy buena planeación en el corto, mediano y largo plazo para evitar tener problemas durante la operación.

  2. Un buen punto tocado por el artículo, es que se debe de tener capacitado al personal de ventas, en el caso de los establecimientos de alimentos y bebidas son los meseros, ya que ellos harán la labor de mantener al cliente o alejarlo. Al igual muchos establecimientos se están dando cuenta de la importancia de tratar muy bien al cliente, ya que esto se refleja en comentarios positivos al establecimiento y como consecuencia más gente va a querer visitar el establecimiento. Un comentario negativo puede hacer perder no solo al cliente que ha dejado ese comentario, sino que de igual manera a futuros clientes.

    1. Estimado Ricardo, muchas gracias por tus comentarios. Es cierto hay que capacitar constantemente a nuestro personal, buscando que se vaya adaptando al tipo de cliente que se tiene.

  3. Como todo negocio, el darse a conocer es una tarea dificil porque se corren muchos riesgos ( es decir, el cliente quedará satisfecho y regresara a mi negocio , superaré sus expectativas), por eso es muy importante que al emprender la idea de un negocio primero se realice un estudio de mercado de manera generalizada y profunda.

    Me parece de mal gusto que los meseros son las personas que deben dar la cara y lidiar con los tipos de clientes ante cualquier conflicto cuando se supone que, es un trabajo en equipo y todos deben estar enterados de los problemas de la empresa y para que así en conjunto se estabezcan las medidas necesarias a implementar por medio de las formas de pensar de cada persona respetando sus opiniones.

    Dar propina no es obligatorio, es de forma volunaria por parte del consumidor si así lo decide, y todo trabajador tiene el derecho de recibir un sueldo y todo empresario (dueño) tiene la obligación de dar ese salario;independientemente del puesto que la persona ocupa, porque esta estipulado en la ley por lo tanto se debe respetar e implementar.

    1. Estimada Nallely, muchas gracias por tus comentarios, así es debemos aprender a como manejar correctamente el tema de la propina. No es nada fácil ese manejo y mucho menos cuando los sueldos dejan mucho que desear.

  4. Estoy totalmente de acuerdo con el comentario.
    Al abrir un establecimiento debemos hacer un análisis de todo lo necesario, a muchas personas se les hace muy fácil abrir un negocio de alimentos y bebidas sin estar enterados de todo el trabajo que requiere, no solamente es la inversión y para recuperar una inversión debemos invertir todo el esfuerzo y tiempo para que se pueda lograr.

    1. Estimada Ana Sofía, muchas gracias por tus comentarios. Como bien lo dices se requiere de un verdadero análisis y saber dejar de lado un poco el ego.

  5. Se tocaron todos los puntos de los que el comensal comúnmente se queja; la propina incluida en la cuenta sin consultar es una de las acciones que molestan más y aún más si no se tuvo un servicio que la valga. Nunca me había puesto a pensar sobre el cobro del valet parking, realmente es indignante que quieran cobrar por estos servicios “extras” que son obligatorios para la buena operación del establecimiento. Muy de acuerdo con que el éxito de un restaurante se ve reflejado en el servicio y sus colaboradores y no con el renombre y los innecesarios cargos de más. Es de vital importancia tener en cuenta que no siempre se va a tener las mismas ganancias de siempre, la gente va y viene, pero con una estrategia de negocio muy fácilmente se puede mantener el negocio en pie.

  6. Totalmente de acuerdo con el articulo, en mi opinión dentro de estos 3 problemas hay una gran carencia de humanismo, por parte de los restauranteros o quienes sean los responsables del establecimiento, como bien menciona: “Trabajamos con personas, seamos humanos”, creo que si existiera esa parte moral y humanitaria existirían menos estos problemas, claro, en conjunto con un buen manejo general del negocio.
    Si el restaurantero o la persona encargada del negocio tuviera esa parte, vería por el beneficio de sus colaboradores, al recibir un trato digno, y por sus clientes, al recibir un servicio de calidad, ademas de que están pagando por ello.

  7. “A veces lo barato sale caro”…. Es de suma importancia como futuros restauranteros dedicarle el tiempo y esfuerzo necesario a la planeación, conocer las estrategias y desarrollar un buisness plan donde muestre el punto de equilibrio, así como las metas a corto, mediano y largo plazo. A veces queremos correr, pensamos que seremos la cadena más grande del mundo y no nos detenemos a pensar que hay mucho esfuerzo detrás.
    Estoy de acuerdo que dentro de la industria restaurantera se abusa de sus empleados, por lo que debemos nosotros jóvenes TOMAR ACCIÓN y ver por cada persona que trabaje para nosotros, por que al final sin un equipo no seremos nadie.
    Por otro lado, mencionas que debemos “Escuchar lo que los demás tienen que decir” que eso no se nos borre de la cabeza, juntos somos más…
    Puedo concluir con dicho artículo que debemos hacer las cosas no por el dinero, ni el poder, ya que este se acaba, si no por la pasión de compartir la mejor gastronomía con los mejores ingredientes de calidad, brindando la mejor atención a nuestros clientes y siempre viendo por nuestros empleados.

  8. Hola!
    Me pareció muy interesante el artículo y muy acertados todos los temas sobre los que trata. Concuerdo en que la planeación y el costeo es lo primero que se debe hacer y que, sin eso, el negocio no tendrá ni pies ni cabeza. Creo que el problema es que muchos “tienen ganas” de poner un negocio y creen que tener un establecimiento de alimentos y bebidas es fácil, entretenido, y deja dinero, sin en realidad tener conocimiento sobre el tema. A mi parecer, llevar un establecimiento de a&b correctamente es de las cosas más complejas que hay porque tienes que tener en cuenta costos, logística, recursos humanos, mercadotecnia, calidad, la aprobación del cliente, etcétera. También creo que es una de las industrias más bonitas, y que ser parte de la experiencia de los comensales no tiene precio. Si todos los que estuviéramos en este giro, pensáramos en que no solamente es una máquina de dinero sino un negocio que surje a partir de brindar hospitalidad, todo cambiaría mucho.

  9. Es un artículo sumamente completo ya que abarca prácticamente todos los problemas que está teniendo la industria restaurantera hoy en día. Es una pena que en varios establecimientos te hagan pagar por cobros extras que el cliente no tiene por que pagar. Es absurdo que te cobren por el pan, la mantequilla o las salsas que te ponen en la mesa cuando muchas veces el cliente ni siquiera pidió que se las trajeran y aunque si pida que le lleven todo esto, no se debería cobrar ya que únicamente son acompañantes de la comida. Ademas al restaurante no le afecta tanto dar como cortesía el pan, la mantequilla o las salsas y de esta manera el cliente queda muy satisfecho con esto. De agua manera me parece inaceptable que un restaurante cobre el cubierto, el valet parking, el hacer una reservación o incluso pedir área de fumar, todos estos son servicios que el establecimiento tendría que brindar de manera gratuita a sus clientes.

    Me parece denigrante los establecimientos que no les dan un sueldo fijo a sus meseros porque “piensan” que con las propinas que ganan es suficiente. Como bien dice el articulo, las propinas son o deberían ser totalmente voluntarias y ¿que pasa si un cliente no deja propina o la propina es muy baja?, el mesero pierde ese dinero y es injusto para el ya que su trabajo, como cualquier otro, debe ser recompensado con un sueldo digno. También estoy de acuerdo que los meseros no deben incluir automáticamente su propina, el cliente es el que tiene la libertad de decidir cuanto dinero quiere dejar dependiendo el servicio que se le haya brindado.

    Definitivamente los establecimientos de alimentos y bebidas deben cuidar todos estos detalles que pueden parecer insignificantes pero en realidad, por este tipo de situaciones los clientes no regresan al restaurante o peor aun, hablan mal de él y no se lo recomiendan a nadie.

  10. Efectivamente concuerdo con el artículo, es una lastima lo que esta pasando con muchos establecimientos de alimentos y bebidas, en donde se cree que inmediatamente se va a recuperar la inversión y se buscan maneras para obtener más ganancias en formas que ni a los clientes, ni a los trabajadores favorecen, realizando actos en contra de la ley, aprovechándose de la necesidad de las personas de trabajar, descuidando sanidad e higiene. Esto por puedo decir que pasa a cualquier nivel de restaurante , desde una fonda hasta en los mejores restaurantes del mundo, cuando se pueden buscar mejores maneras de optimizar ganancias , como mejorar el control de inventario, prorrateando los costos como decía el articulo y creo que la mejor manera es satisfacer completamente a los clientes y a sus empleados, si un trabajador esta motivado, bien pagado, con un buen ambiente de trabajo, este mejorara su desempeño y esto a su vez provocara que se de un mejor servicio, por lo que el cliente estará tan contento de comer que regresara, con lo que se podrá mantener el aforo promedio alto y de esta manera beneficiarse tanto como clientes, como restauranteros y trabajadores.

  11. Efectivamente concuerdo con el artículo, es una lástima lo que está pasando con muchos establecimientos de alimentos y bebidas, en donde se cree que inmediatamente se va a recuperar la inversión y se buscan maneras para obtener más ganancias en formas que ni a los clientes, ni a los trabajadores favorecen, realizando actos en contra de la ley, aprovechándose de la necesidad de las personas de trabajar, descuidando sanidad e higiene. Esto por puedo decir que pasa a cualquier nivel de restaurante , desde una fonda hasta en los mejores restaurantes del mundo, cuando se pueden buscar mejores maneras de optimizar ganancias , como mejorar el control de inventario, prorrateando los costos como decía el articulo y creo que la mejor manera es satisfacer completamente a los clientes y a sus empleados, si un trabajador está motivado, bien pagado, con un buen ambiente de trabajo, este mejorara su desempeño y esto a su vez provocara que se dé un mejor servicio, por lo que el cliente estará tan contento de comer que regresara, con lo que se podrá mantener el aforo promedio alto y de esta manera beneficiarse tanto como clientes, como restauranteros y trabajadores.

  12. Creo que el principal problema de la industria restaurantera en estos momentos son justamente lo que se menciona al principio. Una mala proyeccion de los gastos administrativos y sobre todo el mal calculo de retorno de inversion. La gente que decide entrar a esta industria tiene que saber que los primeros 3 años son los mas dificiles sin importar si el establecimiento este lleno todos los dias ya que hay que seguir reinvertiendo en el mismo para crecer y para aguantar los meses de poca actividad.
    Por otro lado me parece algo sumamente reprobable que se te cobre en restaurantes de lujo los “extras” ya que uno paga el suficiente dinero para poder ir a estos restaurantes sabiendo que los precios de los platillos ya incluyen sus costos y un margen de ganancia considerablemente alto.
    Por ultimo quisiera hacer la comparacion con Estados Unidos en la industria restaurantera con respecto a los empleados. La diferencia de que ahí los restaurantes tienen un mayor porcentaje de crecimiento y exito es debido a que si existe una ley que protege a los empleados en donde tienen que ser pagados de manera justa y sobre todo las horas extras que trabajan. A diferencia de México, muchas veces el dueño le pide a sus empleados que se queden horas extras y la mayoria de las veces estas no son pagadas. El trabajador es la herramienta mas importante de un establecimiento como este, si él no esta contento, se vera afectado en el serivicio, en la calidad y finalmente en lo económico

  13. Si bien es cierto que la industria restaurantera tiene muchas bondades, también es cierto que es de las que más lleva retos consigo, no obstante como antes mencionado en el artículo, es una industria con mucho movimiento, cada vez hay más gente queriendo abrir establecimientos de alimentos y bebidas sin realmente entender el trabajo que esto conlleva. Son muchas cosas las que se tienen que tomar en cuenta; para mí es de suma importancia que el comensal reciba una relación calidad-precio adecuada, pero sobre todo un buen trato, si el cliente siente que es una persona importante tanto para el dueño como para el personal y hay relacion calidad- precio, seguirá yendo cueste lo que cueste ya que sabrá que está pagando lo justo por el servicio que está recibiendo.

  14. Hablando de ganancias en utilidades y costos, para los empresarios de este tipo de establecimientos es importante darse cuenta, así como nosotros, que cualquier ganancia después del punto de equilibrio ya significa que el establecimiento está creciendo en el tiempo, económicamente hablando y esto porque existe una competencia increíble y diversa lo que hace que prácticamente a diario se tenga que estar posicionando en el mercado.
    Pienso que la situación en muchos establecimientos en nuestro país es que no se hace un correcto manejo administrativo y un buen análisis cada cierto tiempo, pienso que es por ello que la situación de cobrar cada una de las cosas por aparte, que por cierto molesta mucho a los clientes, es más fácil para los administradores del establecimiento que en realidad entender todo lo que involucra el análisis de los costos y de los factores que afectan económicamente al establecimiento tanto externos como internos para poder determinar el precio de venta final.

    Creo que muchos de ellos también al final tienen el miedo de hacer un aumento del costo de los platillos o productos por pensar que el cliente va a reaccionar de mala manera, pero pienso que es más arriesgado tomar la decisión de hacer que un cliente se moleste de poco a poco con pequeños detalles que al final lo harán explotar de inconformidad que realmente subir el precio de los productos y con ello hacer que el cliente tome la decisión de si consumir o no. El aumento de los precios no molesta a los consumidores, aunque parezca que si, si son clientes satisfechos, van a pagar el precio que sea necesario y creo es algo que hemos podido comprobar muchas veces. Por ejemplo uno de los casos que pasa cada temporada son los nuevos productos de empresas tecnológicas que sacan nuevos smartphones y que la gente hace filas y ahorros inmensos por conseguirlo. Lo que pienso en este caso es muchos establecimientos de la industria restaurantera está fallando en hacer los análisis mercadológicos y administrativos pertinentes para poder adaptarse al flujo de los mercados y moverse libremente para generar productos útiles.

    Me atrevo a decir que en el mundo no se vende nada que no necesiten las personas ya que las necesidades no las crean las empresas, más bien innovan en productos y servicios para cumplir esas necesidades de todas las formas.

    En cuanto al manejo de los clientes internos, la falta de ética de los establecimientos aprovechando la laxa aplicación de la legislación hace que actúen de la peor manera sin darse cuenta que son esas personas quienes tienen un gran valor para la empresa. En estos tiempos las personas ya no son números dispensables, son personas que nos pueden brindar diversidad a cada uno de nuestros negocios haciéndolos únicos.

    Al parecer los aspectos fundamentales en los establecimientos de AyB son cosas que se les están olvidando muchos de los que administran esos negocios y eso repercute en la imagen y las utilidades de la empresa.
    Nosotros en tanto nuestro papel como clientes como futuros administradores, colaboradores e incluso directivos de los establecimientos de A y B tenemos que tener en cuenta que es nuestra responsabilidad participar activamente, mostrando que las cosas se tienen que hacer bien desde el principio, incluso como comensal, nuestra cultura muchas veces nos ha enseñado que lo mejor es no decir nada o no inconformarse, que eso está mal, pero eso solo lleva a que los productos y servicios de los establecimientos se mantengan en la mediocridad. No creo entonces que de ninguna manera debemos de aceptar eso y que es nuestra participación, aunque esta sea poca lo que hará que poco a poco nuestro alrededor empiece a mejorar.

    Que interesante artículo, de verdad te da mucho en que pensar y que discutir.

  15. Este articulo toca aspectos cruciales para las personas que estamos involucradas en esta área restaurantera, yo estamos de los dos lados como cliente o como trabajador me he dado de cuenta de mucho de estos puntos, los restaurantes cierran muchas veces gracias al mal manejo que tienen, ya que puede que tengan al mejor chef de México pero si no hay una buena administración, un trato digno al comensal y a los trabajadores este esta destinado al fracaso, uno de los puntos que más me intereso y que no tenía conocimiento es el cobro por el simple hecho de hacer reservación, o también otro punto importante que no se menciono es que en algunos restaurantes “lujosos” cuando se hace una reservación se pide un numero de tarjeta de crédito ya que si la persona no asiste a su cena el día y la hora que se pide o no la cancela 24 horas antes se le cobra todo el servicio.

  16. Es un poco triste saber que nuestra industria va de caída en un aspecto fundamental como es el servicio al cliente finalmente de ahí sale la nomina para todo aquel que este relacionado con la industria, hacer un cambio es necesario solo que se requiere de muy buenas estrategias, manejos de costos, de mermas, etc para poder quitar esos extras que desde mi punto de vista son lo mas molesto de ir a comer a un restaurante, no es posible que ya hasta por los limones te cobren 15 pesos!
    Hay un punto que en lo personal me es un poco molesto las listas de clientes VIP, todos los clientes absolutamente todos los clientes merecen un trato mas que excelente, que superen sus expectativas y sobre todo que se deje una experiencia tan agradable que quieran regresar, me ha tocado que salen comandas vip y se tienen que trabajar antes de las que ya estaban solo por que el cliente es influyente en alguna empresa, esto esta mal, no porque seas influyente o no se te va a dar un trato mejor.
    Espero que nuestra industria se de cuenta de las cosas que se están haciendo mal para poder seguir el camino de expresar nuestros pensamientos y sentimientos a través de la cocina sin que se hagan “malas mañas”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *