LA PRIMERA VENDIMIA

Por: Mtro. Alexander Scherer

La Facultad de Turismo y Gastronomía de la Universidad Anáhuac, liderada por su Director el Dr. Francisco Madrid Flores y su Enóloga la Mtra. Berenice Madrigal han tenido la visión académica de buscar ser los líderes en la industria turística – gastronómica. En una búsqueda constante de fortalecer la educación universitaria, en la Facultad de Turismo y Gastronomía se está buscando una constante innovación en el sector académico. Por ello, se analizan de forma periódica las grandes tendencias a nivel mundial y se buscan las áreas de oportunidad que permitan que nuestros jóvenes entren en un mundo profesional totalmente diferente.

La industria vitivinícola se encuentra en un constante crecimiento. Simplemente en México hay que ver el crecimiento que ha tenido la zona del Valle de Guadalupe en Baja California con más de 100 viñedos, desde los tradicionales y clásicos viñedos industriales, hasta aquellos pequeños productores locales que buscan elaborar un vino artesanal, con características propias tanto de la región como de la definición de los enólogos y dueños de los viñedos. Por su parte en la zona del bajío, ha crecido también la industria vitivinícola de forma espectacular, a pesar de todos los contratiempos con los que tienen que liderar, empezando por tener un suelo complicado y un clima que no favorece en mucho el mejor aprovechamiento de las vides.

Por ello desde hace 5 años se inició con este proyecto único, único en México y Latinoamérica. La Universidad Anáhuac México se ha convertido en la primera universidad en contar con un viñedo propio, el cual se diseñó para ser operado con fines académicos, en dónde todos sus alumnos de la Facultad de Turismo y Gastronomía, pueden aprender todo el proceso que implica desde el cultivo de la vid, la elaboración del vino hasta la comercialización del mismo. Esto ha permitido desarrollar diferentes asignaturas para que los jóvenes interesados en el conocimiento del vino, puedan incursionar en esta gran aventura y con ello buscar potencializar de manera significativa el consumo del mismo, claro que siempre bajo una óptica de consumo responsable, uno de los principales ejes que nos rige en esta área y la misma universidad.

Uno de los aspectos que han determinado contar con un viñedo propio, se refleja por la creciente demanda de un interés genuino de los jóvenes por querer conocer más acerca de los temas que se manejan alrededor de un vino. Los jóvenes actuales están con hambre de aprender más de áreas que en años pasados eran poco usuales. Hoy esto ha cambiado. La industria se está moviendo a pasos agigantados y nosotros tenemos que movernos al mismo ritmo.

Aunado a ello, la industria vitivinícola está buscando acercar sus diferentes productos a los consumidores y qué mejor hacerlo con expertos conocedores en la industria. Por lo mismo es de suma importancia el poder contar con enólogos expertos que puedan asesorar perfectamente bien a los viñedos y dar esa capacitación que se ha convertido en suma importancia.

En la Facultad de Turismo y Gastronomía, se tienen constantemente catas de diferentes casas productoras que de una manera u otra quieren dar a conocer sus productos. También se aprovecha el recurso y se hacen maridajes para poder entender la combinación que debe existir entre el vino y los alimentos, no cualquier persona puede maridar correctamente.

Por lo tanto hace 5 años un grupo de jóvenes universitarios, encabezados por la Mtra. Berenice Madrigal empezó con la plantación de las vides. En el año 2013 se plantaron 700 vides, en un total de  2000 m2.  Se sembraron diferentes tipos de vides, entre ellas cabernet sauvignon, merlot y malbec.

A lo largo de estos años el viñedo ha sufrido de todo, desde las inclemencias del clima que no favorece en muchas ocasiones el buen y adecuado desarrollo de las vides, así como el “abuso” de los pájaros que vieron en las uvas, su buena alimentación.

Las vides son plantas que para que maduren bien, deben sobrellevar cada una de las diferentes inclemencias. La planta debe ser fuerte, por lo que debe soportar las granizadas, las fuertes lluvias, el extremo sol o los fuertes vientos. Además del tipo de suelo que debe irse adaptando para que las raíces cada día se hagan más fuertes. Una buena vid, tarda algunos años en lograr dar un buen fruto. De hecho se dice en la teoría que la primera y/o segunda cosecha por lo general nunca son las mejores, pero para poder producir un extraordinario vino se requiere de tiempo y mucha paciencia. Tener un cuidado especial en cada una de las vides.

Hoy en día 5 años después y gracias al esfuerzo de un grupo de profesores profesionales como la Mtra. Nora Grillone, la Mtra. Pilar Prado, la Mtra. Claudia Juárez y el Mtro. Alejandro Guzmán, todos ellos coordinados por la Mtra. Madrigal le han dado todo el empuje para que éste proyecto saliera adelante y se convirtiera en una realidad.

El día viernes 21 de Septiembre quedará en la memoria de muchos de nosotros, ya que fue el día en que se efectuó la Primera Vendimia de la Facultad de Turismo y Gastronomía. Ahora a esperar a que el tiempo haga su trabajo para que dentro de unos meses se pueda embotellar y en muy poco tiempo después poder probar la calidad de nuestras vides. Por lo pronto los primeros pasos ya se dieron.

No basta con ser una de las mejores Facultades de Turismo y Gastronomía de México, hay que enseñarle al mundo que somos capaces de estar a la altura de las mejores universidades del mundo, innovando de manera constante en la forma de preparar a nuestros jóvenes.

Muchas felicidades a todos los que forman parte de esta gran labor, por esta extraordinaria iniciativa y ser un verdadero referente en nuestra industria, a seguir poniendo en alto el nombre de la Facultad de Turismo y Gastronomía. Pronto habrá que dar a conocer los nuevos proyectos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *