LOS JÓVENES EXPERTOS EN RESPONSABILIDAD SOCIAL HABLAN

Por: Alexander Scherer Leibold*

Creo que es de suma importancia empezar a escuchar a los jóvenes que estudian carreras profesionales específicas y que quieren empezar a romper con los paradigmas actuales que solemos tener en nuestra sociedad. En este artículo quiero plasmar las opiniones de algunos de mis alumnos que quieren enviar mensajes claros y concisos a la sociedad para que podamos realizar ese cambio que tanto necesitamos.

Entre los comentarios que han establecido los alumnos de la Facultad de Responsabilidad Social de la Universidad Anáhuac México, Campus Norte, podemos citar los siguientes comentarios:

Los jóvenes actuales tienen sed y hambre de triunfo, quieren dejar huella en un mundo tan complejo y lleno de conflictos. Conflictos que simple y sencillamente son ocasionados por nosotros mismos. Georgina G. nos tiene un primer mensaje. “Aquel que rompe con lo cotidiano – tradicional es aquel que ve más allá. Una persona a quien le importa mejorar las cosas es aquella que ve más allá de lo que se pide y de lo que dicta la tendencia, es aquel que logra ver los nichos que aún no se han ocupado y pueden ser un potencial para la mejora continua.  Somos la especie en peligro de extinguirlo todo, donde no nos damos cuenta de las consecuencias futuras. ¿Dónde quedó nuestra responsabilidad ante el mundo?”

Solange R. nos dice claramente que “la sociedad perfecta no existe, a decir verdad no existirá jamás, pues habría que juntarnos todos los que la conformamos a definir qué esperamos de aquella perfección con base en nuestros propios pensamientos, a sueños íntimos, a la utopía personal”. La vida a nivel mundial es tan compleja, con tantas creencias diferentes, estilos de vida desiguales que hacen que las sociedades no se parezcan en lo más mínimo.

Por su parte María D. nos comenta que “el precio de la grandeza es la responsabilidad, la vida está llena de decisiones, éstas hacen que lleguemos a la grandeza o al fracaso. Cada decisión viene con su responsabilidad ya que todo tiene una consecuencia. Las decisiones que ha tomado la sociedad a lo largo de los años nos ha llevado a la situación de crisis en la que nos encontramos hoy en día. Atender esta crisis debemos de ser conscientes de la situación y tomar la decisión adecuada, esto lleva a la responsabilidad social. La responsabilidad social puede sonar como un tema de moda, sin embargo la sociedad se está desconectando del plantea y cada vez se vuelve más egoísta, causando problemas con el medio ambiente, escasez de recursos, indiferencia y muchos problemas más”.

Carlota P. nos dice “hoy en día el mundo nos está pidiendo un cambio en nuestros modelos de negocios, producción y consumo, donde hagamos conciencia de nuestros actos y no perdamos perspectiva de las consecuencias de las decisiones que tomamos, siempre pensando en el bienestar de los demás y no en el propio. Debemos hacer un cambio basado en principios y valores, es decir con ética, un cambio personal que se refleje en nuestro actuar y en nuestras decisiones, como lo es el trato con los demás, los objetivos que nos ponemos y el cuidado de nuestro entorno”.

En otro orden de ideas Xanic E. menciona que “el tema de la responsabilidad social está tomando una fuerza en los diversos sectores público y privado, pues al aplicarla se habla de innovación, impacto, renovación y concientización principalmente. ¿Cómo es que estaremos en 20 años? Actualmente la mayor población económicamente activa se encuentra en los jóvenes, somos los que más consumimos y por lo mismo es hora de poner como prioridad en nuestro día a día prácticas de responsabilidad social aplicados en nuestros hábitos, desde cómo nos relacionamos e involucramos con nuestra familia, amigos, comunidad hasta la manera en cómo gastamos y/o invertimos el dinero, sin dejar de lado nuestra huella ecológica que dejamos en este planeta tierra”.

María de Lourdes E. nos dice que “la formación de una persona es la base, lo que se le inculca a los niños y lo que ven y aprenden desde pequeños influye en sus acciones cuando llegan a una edad adulta o madura.  La pregunta es: ¿Qué estamos haciendo para por lo menos mejorar el mundo en el que vivimos? ¿Cambiar hábitos? Porque la realidad es que no podemos reparar los daños causados pero si parar estas situaciones de daño ambiental y social”.

Una de las primeras cuestiones que nos quieren señalar lo comenta Mónica S., cuestionando “¿Qué es la responsabilidad social? ¿Es un concepto inventado por corporaciones para embellecer su imagen? ¿Es una tendencia de corta vida de las nuevas generaciones? Si vemos a la responsabilidad social así, entonces es muy difícil tomarlo en serio. La Responsabilidad social del mundo de hoy, el mundo político, económico y social se basa en valores prácticamente ancestrales. El respeto al prójimo y a la tierra, la obligación ante el universo, el reconocimiento de consecuencias duraderas, entre muchas otras”.

Por su parte Gabriela R., nos menciona que “tal vez cuando piensas en responsabilidad social se te vienen a la mente algunos actos de solidaridad y filantropía, para tener contentos a la comunidad que te rodea, pero en realidad la responsabilidad social es mucho más que eso. Si te pones a pensar cada acción de cada persona tiene un efecto en todo, desde el trato que tiene un trabajador en su lugar de trabajo pueda afectar sus relaciones, hasta la cantidad de desechos que una empresa puede generar al día tiene un impacto importante no solo para el medio ambiente, sino para cualquier habitante del planeta. La responsabilidad social bien aplicada te puede hacer ahorrar y ganar dinero y las personas pueden sentirse muchas felices y satisfechas de trabajar en un lugar que tome en cuenta todo esto.

Para profundizar las palabras de Francisco C. nos  cuestiona con relación al tema la primera y sencilla cuestión “¿y luego?  Ante el panorama en el cual vivimos hoy en día, en un sistema globalizado y la mayoría capitalista, en dónde “el más fuerte gana” la sociedad en general ha creado una necesidad, pero esta vez no es una necesidad material, sino una necesidad de crear conciencia. Hemos menospreciado hasta olvidar la forma de vida de nuestros ancestros, los cuáles tenían una forma de vida totalmente distinta a la que tenemos hoy en día, una vida más sana y menos compleja. Podemos ver que poco a poco ya se está viendo ese abrir de conciencia, ya se escuchan temas como ser más socialmente responsables para así tener un desarrollo sostenible. ¿A qué se refiere esto? A primero  ser más humanos, tanto con nosotros mismos, como con los demás, segundo, parar tantito nuestro llamado desarrollo y ver y analizar cómo nos estamos desarrollando actualmente y muy importante que el planeta no es nuestro, ni nos pertenece, sino que nosotros pertenecemos a éste.

Por su parte la alumna Paulina S. nos envía un mensaje muy directo, nos dice que “ella no ve a la responsabilidad social como una herramienta de marketing o relaciones públicas, yo lo veo como una lucha diaria en donde debemos cuestionarnos todo, buscando que en tu toma de decisiones siempre se vea reflejado tus ideales y tu sentido de responsabilidad. Para cualquier persona que busque implementar la responsabilidad social en sus negocios, proyectos o estilos de vida primero es importante que se informe qué es realmente la responsabilidad social.  Como emprendedor a la hora de innovar y crear debería también de ejercer un ejercicio de reflexión en dónde no solo se tenga un pensamiento lucrativo sino también social”.

Fernanda A. nos cuestiona sobre “¿qué es la responsabilidad social?, comenta que la responsabilidad social es el equilibrio del sector ambiental, social y económico, que busca el bien común. No es más que hacerte responsable de tus actos y/o tratar de enmendarlos. Las empresas y los jóvenes hoy en día están muy desensibilizados con la realidad, se creen los dueños del mundo y no les importa nadie más que ellos. Es importante que sepan que la responsabilidad social es importante que te importe la gente interna y externa, es importante que la misma calidad de vida que tienes tú lo tengan tus empleados, es importante hacer un impacto en el consumidor y es muy importante volvernos humanos otra vez. La responsabilidad social crea gente leal y feliz y eso es lo que quieren las empresas”.

También Arantza J. nos comenta  “que la responsabilidad social si bien es cierto, genera grandes beneficios, implica ventajas y riesgos y al no ser comprendida del todo bien por muchas personas hace dudar a grandes corporativos y/o personas. En estos días el cliente se ha interesado enormemente en los prácticas responsables que llevan a cabo las empresas al realizar el producto o servicio que venden y por ende al llevar prácticas responsables se consigue mayor aceptación de los clientes, los cuales inclusive estarían dispuestos a pagar más por productos y servicios verdes”.

Por otro lado D. comenta que “se sabe que las empresas viven y son creadas para satisfacer las necesidades de sus clientes y sus exigencias de la mejor posible. Debido al paradigma de responsabilidad social = gasto sin beneficio, se debe entender que es todo lo contrario, ya que aparte de una buena imagen y distinción entre otras empresas, los clientes tanto internos como externos crean una lealtad y preferencia que hace que los beneficios económicos crezcan por distintas causas”.

Diego G. comenta que “la Responsabilidad Social debería aplicarse en la esencia, en el DNA de la empresa y lo deben llevar los jóvenes en su sangre. Además los jóvenes deberían de aplicar la responsabilidad social en sus acciones diarias convirtiéndose en un modo de vivir. Comenta que para poder lograr esto debemos dejar a un lado la avaricia y el individualismo y pensar en complementarnos los unos con los otros, como una sociedad responsable”.

Por su parte Alejandra G. nos dice que a pesar de la existencia de evidencias científicas, económicas, legales y sociales en el tema de la responsabilidad social, aún sigue faltando la respuesta de la sociedad. Nos dice Alejandra que la Responsabilidad Social conlleva a una mayor rentabilidad, una mayor solvencia económica, una lealtad con la sociedad, ciclos de producción rentables y justos entre otras muchas acciones que le pueden traer grandes beneficios al empresario.

Andrea R. nos comenta “cada vez son más los expertos en el tema y esto es muy importante porque todavía existe mucha confusión sobre lo que realmente es la responsabilidad social y lo que las empresas y las personas hacen y creen. Es necesario que estos expertos, egresados de la Licenciatura, Maestría y Doctorado de la Universidad Anáhuac pueden transmitir para que el trabajo sea más efectivo, de mejor calidad y genere un mejor impacto. Si las empresas y sus colaboradores verdaderamente se comprometen con su sociedad y el planeta en el que se vive a través de la responsabilidad social, muchas de las problemáticas actuales se reducirán. Pero siempre será muy importante la transparencia, la comunicación y un compromiso serio, todo esto surgirá solamente si quienes la practican y la llevan a cabo son personas éticas y apasionadas por lo que creen y hacen”.

Para cerrar comenta María de Lourdes E. “la mayor parte de nuestro tiempo, mente y cuerpo están enfocados en generar dinero, ganarlo, producir, tenerlo y gastarlo, ¿Podemos parar un segundo? Y pensar, ¿cómo será el mundo si el dinero no fuera lo más importante?”

Fernanda A, nos deja con esta reflexión final, “¿Quieres que tus hijos y nietos vivan bien y estén sanos en el futuro? La responsabilidad social es la respuesta”. Por su parte Dana Z. “invita a los empresarios a romper el paradigma y no solo considerar a la responsabilidad social empresarial como imagen, sino implementarla y disfrutar los diversos beneficios que ofrece creciendo en conjunto de la sociedad”. Paulina S. nos pide “reflexionar si ponemos en práctica estrategias de responsabilidad social en un negocio o proyecto es importante que como individuos los pongamos en práctica en nuestras propias vidas, ya que lo que emprendamos es una extensión de nosotros”.

Para concluir Rodrigo P. nos dice “Los siguientes cincuenta años determinarán el futuro de la humanidad y dictarán si realmente existe un futuro que imaginar. Estamos en una carrera contra el tiempo cuya resolución impactará a miles de millones de seres humanos vivos y por nacer. ¿Pasaremos a la historia como la generación que salvó al mundo o como la generación que condenó a la humanidad? La decisión es nuestra y no podemos evadirla un día más”

“La responsabilidad social debe ser una dimensión de la conciencia humana individual y colectiva”

Me queda muy claro que tenemos que saber escuchar a nuestros jóvenes. Jóvenes futuros profesionales y con mucho potencial, podrán ayudar a revertir la situación actual que hoy en día vivimos en el mundo. Nada más démosle una oportunidad para ello, verán que no los defraudaremos.

Maestro Alexander Scherer Leibold*, Coordinador de la Licenciatura en Gastronomía, de la Universidad Anáhuac México ascherer@anahuac.mx

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *