MUSEO DE ARTE MODERNO EXHIBE LAS JOYAS DE SU ACERVO

Obras maestras de Diego Rivera, Frida Kahlo, Olga Costa, José Clemente Orozco, David Alfaro Siqueiros y el Dr. Atl, entre otros artistas, pueden apreciarse en la exposición Colección MAM, abierta al público hasta el 5 de agosto en el Museo de Arte Moderno.

El recinto ubicado en el bosque de Chapultepec, obra del arquitecto Pedro Ramírez Vázquez, es depositario de una de las más relevantes colecciones públicas de arte moderno que existen en México, integrada por casi 2 mil 700 piezas.

En Colección MAM se exhibe una selección de 40 pinturas, litografías y esculturas de 20 artistas, la mitad con declaratoria de Monumento Artístico, un estatus especial que preserva, registra y conserva en un marco jurídico las obras consideradas patrimonio de la Nación.

En las piezas se da protagonismo a niños y adultos de todas las condiciones sociales, trasladando al espectador a una época posrevolucionaria en la que se puede ver paisajes, vestimentas, costumbres y hábitos a través de pigmentos y formas.

Las dos Fridas (1939) es la pintura que abre la muestraConsiderada una de las piezas emblemáticas del arte mexicano del siglo pasado, regresó al recinto en julio de 2017 luego de exhibirse en el Grand Palais de París y en el Dallas Museum of Art.

La obra de Frida Kahlo cuenta con un valor genuino que la hace ser una de las pieza con más solicitudes de préstamo del arte mexicano y, por lo tanto, una de las que más ha viajado por los museos y galerías del mundo.

Selfies que tienen como fondo a la pintura o el posar frente a ella, es una acción que realizan muchas de los visitantes con el cuadro donde aparece una Frida criolla o aristócrata y una Frida tehuana que lleva en su mano izquierda un camafeo con el retrato de Diego Rivera niño. Ambas se acompañan tomadas de la mano y tienen descubierto su corazón.

El recorrido continúa con las obras Las soldaderas (1926) de José Clemente Orozco y Madre campesina (1924) de David Alfaro Siqueiros. En la primera aparecen cuatro campesinos que se dirigen al frente de lucha en las épocas de la revolución; seguidos de dos mujeres cargadas de las provisiones necesarias para sus maridos o hijos. En la segunda una mujer camina en actitud protectora.

En la muestra se pueden ver piezas de los tres grandes pintores de México. De Diego Rivera están expuestas las litografías El sueño de los pobres, Los frutos de la tierra, El niño del taco, todas de 1932, así como los cuadros Retrato de Cuca Bustamante (1946)Retrato de Lupe Marín (1938) y el Retrato de Paul Antebi (1955).

De David Alfaro Siqueiros se exhiben Retrato de Blanca Antebi (1965); Homenaje a Cuauhtemoc redivivo (1950); y el Yo por yo (Autorretrato), de 1956, esta última donada al MAM por el museógrafo Fernando Gamboa.

Mientras que de José Clemente Orozco se presentan La primavera (1945) y  Prometeo (1930), titán que engañó a Zeus al sacrificar un buey y partirlo en dos, y presenta el fuego a los seres humanos, mismo que lo porta sobre su gigantesco cuerpo, como regalo preciado que ha robado a los dioses.

Del pintor Gerardo Murillo, Dr Atl, se pueden admirar las pinturas Paricutín (1946) y Fuego verde en el Paricutín s/f, ejemplos de los cientos de cuadros y dibujos que el artista jalisciense hizo del volcán, del que fue testigo de su nacimiento en 1943 y registró su evolución durante ocho años.

Otro cuadro que destaca en la muestra es La espina (1952) de Raúl Anguiano, considerada obra maestra del pintor jalisciense en la que se observa a un indígena lacandón con su vestimenta tradicional, sentado, con una pierna cruzada de cuyo pie está tratando de retirarse una espina.

Detrás de la imagen del protagonista se encuentra una selva deforestada. Fue tan importante el cuadro, en la que el artista hace un llamado a respetar la naturaleza, al medio ambiente y a la ecología, que fue utilizado como portada de algunos libros de texto.

La ciudad de México (1949), de Juan O’Gorman es otra obra clásica, la cual celebra al mestizaje. En su primer plano se observa a un albañil de piel morena que lleva herramientas de construcción, en el centro las manos blancas de un personaje que sostiene la reproducción de un mapa antiguo de México.

En el segundo plano de la pintura se ve la ciudad moderna, a la izquierda monumentos principales de México, como el Palacio de Bellas Artes y la Catedral de México, y en el tercer plano el cielo donde vuelan varias figuras: una serpiente, un águila y ángeles que sostiene una bandera en la que se lee ¡Viva México!

De Juan Soriano se exhiben Juego de niños (1942) y Apolo y las musas, (1954). También están Los remedios -Acueducto de Los Remedios- (1942) de Alfredo Zalce, Muchacha sentada (1929) de Manuel Rodríguez Lozano, El baño (1928) de Julio Castellanos, La familia (1924) de Abraham Ángel, y En la escuela (1943) de Agustín Lazo.

Pintoras femeninas también están presentes. De Rina Lazo se aprecia Naturaleza muerta s/f; de María Izquierdo, Paisaje con piña (1953); y de Olga Costa, La vendedora de frutas (Frutas mexicanas) (1951).

En cuanto a escultura, se observan piezas en talla en madera creadas por Mardonio Magaña, destacando Hombre con sarape y sombrero (1935). De Germán Cueto se ve La tehuana (1927) y de Luis Ortiz Monasterio La nube (1954).

Con el objetivo de que el público disfrute de su patrimonio artístico, es que el Museo de Arte Moderno exhibe parte de la colección del recinto, en donde grandes y chicos se encontrarán con piezas preferidas que en ocasiones son prestadas.

La exposición Colección MAM está abierta al público hasta el 5 de agosto de 2018, en un horario  de martes a domingo, de 10:15 a 17:30 horas, en el Museo de Arte Moderno, localizado en Paseo de la Reforma, esquina con Gandhi. Entrada general $65. Domingo, entrada libre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *