“PASADO PERFECTO”

Por Gaby Luna

Si han escuchado o pronunciado la famosa frase de: “todo tiempo pasado fue mejor”, ¡Chóquenlas! Porque les tengo una noticia: ¡No estamos solos en la nostalgia! En este camino contamos con la compañía de Leonardo Padura y su “Pasado Perfecto”. Este libro tiene como escenario las seductoras calles de La Habana, una ciudad que a simple vista parece inmune al paso del tiempo.

Lo antiguo de sus construcciones resulta ajeno a la modernidad a la que estamos tan habituados, su falta de Wifi a ‘diestra y siniestra’, podría ser nuestro principal indicador de ello, pero en mi opinión, en esto radica su encanto. Cuba no posee edificios inteligentes, sin embargo, sabe de diversión y conoce el idioma universal de la música haciendo de ella –y de su impresionante historia– su “canto de sirenas”, para atraer a millones de turistas, pues solamente en 2017 contó con la visita de 4 millones de personas a esta isla que se convierte en el escenario del relato que nos presenta el escritor cubano sobre el detective Mario Conde.

Al sonar del teléfono, en un caluroso día en La Habana, Mario despierta de su resaca, -malestar recurrente en la vida del expolicía- para recibir la orden de investigar la desaparición de Rafael Morín, un antiguo compañero de la escuela. Una investigación en la que durante algunos días, los cigarrillos, el ron, así como “El Flaco” y Manolo (su mejor amigo y su compañero de trabajo, respectivamente) se convertirán en los inseparables aliados de Conde para develar el misterio sobre el paradero del empleado del Ministerio de Industrias.

En un ir y venir entre el presente y el pasado, Conde se convierte en víctima de la añoranza al volver a los escenarios que pisó en su época como estudiante y revivir entre bocanadas de humo y algunos tragos el gran amor que profesó –y aún siente– por Tamara Valdemira. Sin embargo, estas historias de amor y desamor, como bien sabe Mario se cuentan mejor entre copas, por lo que, en lo personal, no dudaría en hacer de Mario mi compañero para un día de farra en esta isla reconocida por sus bares y clubes nocturnos, que bien podrían contar una historia en cada trago.

A mi eterna mariposa, por los años a su lado…

Gaby Luna

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *