PINTANDO SUEÑOS EN OAXACA

En esta entidad conviven más de 16 grupos étnicos y es el estado más biodiverso de México; su nombre proviene del náhuatl Huāxyacac y significa “El lugar en la punta del guaje” y en las lenguas binnizá (zapoteca) y ñusabi (mixteco) es Lulaa o Ñuhundua respectivamente y significan “en la punta del guaje” o “en la punta de la nariz del guaje”.

Los colores, olores y sabores de Oaxaca han enamorado a quien tiene la fortuna de llegar a estas tierras; tanto sus elementos culturales prehispánicos como novohispanos, atraen a la gente inquieta de mente y acción; un caso en particular, es el ‘Pintor de los sueños’, un artista nacido el 28 de octubre de 1984, egresado de la Academia Nacional de San Carlos, del Centro de Artes Aplicadas y de la Escuela de Bellas Artes del Estado de México, nombrado maestro por la SOMAAP, quien  recientemente viajó a Ejutla, en Oaxaca, a develar una obra.

Pero ¿Qué pasa cuando un artista se encuentra ante semejante inspiración? ¡Oaxaca!, Podríamos preguntar muchas cosas más formales  o técnicas al maestro Julián David López Trejo, pero quisimos ser parte de esa magia que sólo la tierra del mezcal y los cielos estrellados posee y arriesgarnos a preguntarle algo muy diferente a este artista especializado en la pintura de caballete, gráfica y muralismo, que fue educado bajo la mejor tradición de pintura española, pero que en su práctica también es ferviente enamorado de su país y de sus viajes por los paisajes de nuestro México, de los que siempre se lleva un poco de cada lugar.

¿Cuál es el colore real de las estrellas?

-El color que esconden las estrellas es el multicolor, que reflejan los seres humanos y éste se proyecta sobre el cielo; los tonos cálidos y fríos que se fusionan en su resplandor, perpetúan el paso del hombre por esta realidad.

¿Puede estar el alma quieta para posar?

-El alma se queda estática cuando el pintor observa a detalle los ojos de su modelo; a través de los ojos se pueden analizar los sentimientos y vivencias de cada persona, logrando establecer un contacto directo con ese ser interior.

Cómo se pinta…

¿El amor?

-El amor se pinta abriéndose el pecho y dejando fluir los sentimientos y emociones encapsulados en nuestro cuerpo.

¿El olor de los agaves?

-El olor de los agaves nos envuelve en una atmósfera mágica y el sabor y el gusto en sentir las vivencias de la vida, en una frecuencia superior.

¿El crujir de los chapulines con sal?

-El crujir de los chapulines es algo verdaderamente especial, que en combinación con el paisaje de Oaxaca y con la sazón propia de la región; logran encapsular nuestros sentidos en una cocina típica de México.

¿El sabor del mezcal en los labios del ser amado?

-El sabor mezcal mezclado en los labios del ser amado, se convierte en una fusión que permanece indeleble en nuestra memoria y hace una realidad fantástica con el interior del espíritu.

¿El chile guajillo que llora en el comal?

-El chile guajillo que llora en el comal, nos recuerda con su sabor, el color intenso que envuelve los sentimientos más profundos del alma, que en conjunto con su picor nos lleva a la época prehispánica.

¿El espíritu del monte?

-El espíritu del monte está en estrecha relación con los sonidos de la naturaleza y con la introspección de uno mismo, por medio de la soledad, en ella aprende uno a observar los astros y entender los mensajes cósmicos que se vislumbran a través del firmamento.

¿Los sueños de Oaxaca?

Los sueños de Oaxaca se pintan de mil colores y también de sabores; el color se puede ver en prácticamente todo el panorama, que va desde la comida, la ropa, la indumentaria y el decorado de sus valles.

Los sueños de Oaxaca se pintan con el corazón y con el ambiente de sus personas, de sus costumbres y sobre todo, de la gastronomía, que envuelve los sentimientos y las historias en leyenda que se encuentran en cada una de sus vivencias, sabores y llanuras.

 ¿Cómo se triangula el tiempo?

El tiempo, se triangula entre sus montes, sus llanuras y la magnificencia de su cielo colorido que nos muestra el mágico cosmos de la cultura oaxaqueña.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *