¿POR QUÉ ES IMPORTANTE EL CÓDIGO DE VESTIMENTA PARA GASTRONOMÍA Y TURISMO?

Por Alexander Scherer Leibold*

En días pasados fui criticado severamente por quejarme de la forma en que una practicante entró a la cocina de un establecimiento a realizar sus prácticas profesionales.

Me dijeron que estoy discriminando a las personas por su forma de vestir, por su forma de ser como personas y que no tengo ningún derecho para ello. En cierta forma tienen toda la razón, no tengo ningún derecho de opinar sobre la vestimenta o los tatuajes que pueden tener las personas, pero sí tengo la obligación de formar a los jóvenes bajo un esquema correcto de un código de ética que se requiere en una profesión y ello implica conocer a la perfección que sí está permitido y que no.

Este documento aplica perfectamente a cualquier profesión, pero recalco: en esta industria del servicio, el código de vestimenta habla mucho de quiénes somos y de quién es la empresa.

Relajan el código de vestimenta

Es muy cierto pocas cosas hacen más feliz a un colaborador que poder vestir libremente, sin tener que usar un uniforme. Inclusive en algunas empresas ya existe el viernes casual, que permite a los colaboradores venir vestidos de una manera mucho más relajada, claro siempre y cuando no se tengan juntas ejecutivas.

En el caso de la empresa Starbucks dice: “Como se prometió, hemos relajado el fastidioso código de vestimenta. La compañía es especialmente quisquillosa con que sus empleados mantengan una imagen limpia, pulcra y profesional, hasta el punto de que requería mangas largas para cubrir los tatuajes”.

Para entender lo que es una discriminación, aquí les comparto una definición que ha establecido el Consejo para prevenir y eliminar la Discriminación de la Ciudad de México (COPRED). “Es toda distinción, exclusión o restricción que basada en el origen étnico o nacional, sexo, edad, talla, discapacidad, condición social o económica, condiciones de salud, embarazo, lengua, religión, opiniones, preferencias sexuales, estado civil o cualquier otra, tenga por efecto impedir o anular el reconocimiento o el ejercicio de los derechos y la igualdad real de oportunidades de las personas”.

De hecho existen empresas que prohíben que sus colaboradores tengan algún tatuaje de forma visible para el consumidor, debido a que en cierta forma demerita la presentación que la empresa le quiere dar a los consumidores.

Es el mismo ejemplo con el tema del grafiti, algunos inclusive le llaman arte y otros todo lo contrario. Pero imagínense si en la empresa a la que ustedes acuden, llámese hotel o restaurante, éste estuviera lleno de graffiti, y grafiti del que no es arte, qué opinión tendrían de ello. Por lo mismo, la mayoría de las empresas les da un uniforme a los colaboradores, uno para que todos estén uniformados de la misma manera debido a que representan a la empresa y por otro lado, justo para evitar que los consumidores puedan observar todos los tatuajes que puede llegar a tener una persona.

La imagen personal

Según la empresa PriceWatherhouse : “En el ambiente de los negocios, la imagen personal es un aspecto que nos permite ser percibidos por otros y por nosotros mismos y que nos vincula de forma importante como representantes de PwC México. La manera en la que nos presentamos con los clientes y en la oficina habla de nuestra identidad. Al hablar de imagen, nos referimos a varios aspectos como el porte, la vestimenta, el lenguaje corporal”.

No tengo nada en contra de las personas que se hacen tatuajes, por algo lo hacen y es muy respetable, cada quien hace con su cuerpo lo que crea mejor. Así como pudiéramos criticar a los que se hacen tatuajes podemos criticar a los obesos, o podemos criticar a los pelones o aquellos que usan un sinnúmero de perforaciones.

En fin, si de criticar se trata, es muy sencillo y es una característica representativa de cada persona. Pero hay ciertos aspectos que se deben de cuidar a la hora de trabajar de forma profesional y que en gran medida es por el bien de la misma persona. Cuando uno es un aprendiz debe respetar las normas establecidas de vestimenta y comportamiento. El día que tenga su propio negocio, tendrá la libertad de poner sus reglas y con ello establecerá los parámetros que se van a seguir, pero mientras está aprendiendo deberá de cuidar los lineamientos que se establecen para ello.

Un ejemplo claro sucede cuando los aprendices o alumnos, se quejan de la vestimenta que deben usar en una cocina, empezando por el famoso pantalón mascota, la filipina holgada, el mandil, la red para el pelo, el pico y todo aquello que forma parte de un uniforme de cocina. Es cierto muchos profesionales se visten como a ellos les plazca, usando una diversidad de tipos de filipina, pantalones de colores, con o sin red para pelo o gorro de chef. En fin esa es la responsabilidad de cada profesionista, quien es el responsable del cuidado de su establecimiento. Es muy sencillo, muchos chefs profesionales no usan ni red ni gorro de chef, después no se quejen cuando un cliente devuelve el platillo por encontrar un pelo en él.

Otro ejemplo muy característico de las personas que trabajan en una cocina o comedor, es el uso de la joyería. Esta no se le permite ni a los aprendices ni a los profesionales y principalmente por una sencilla razón. La joyería es transmisor de calor y puede ocasionar quemadas serías en las personas. Se trata de evitar al máximo que las personas sufran algún tipo de incidente que al final del día pudiera representar un problema para la empresa.

“Las reglas de vestuario han sido implementadas por grandes compañías a lo largo del tiempo. En 1955 Walt Disney prohibió el vello facial entre los empleados de la compañía estadounidense y no fue sino hasta el año 2000 que se permitió llevar bigote. Sólo hasta el 2012 se permitieron barbas siempre y cuando estén cortadas a ras”. Disney fue una de las primeras compañías en establecer un código de vestuario.

En el trabajo, la empresa, los colaboradores y los clientes merecen un respeto a la hora de ser atendidos. Y uno de los principios que se deben de cuidar es el código de vestimenta. El simple hecho de vestir adecuadamente, esto no implica tener que comprar la ropa de marca y la más cara, simple y sencillamente vestir correctamente, de una manera profesional, recrea una imagen de la empresa y de sus colaboradores. Es muy cierto que los tiempos cambian y las formas también van cambiando, por ello hay que entender en dónde se está prestando el servicio. Cuando hablamos de un establecimiento más formal, la vestimenta debe ser más formal. Si trabajamos en un foodtruck o en un puesto callejero, posiblemente la vestimenta pueda cambiar, pero ello no implica que se tenga una vestimenta limpia y ordenada. Recuerden que el consumidor come con la vista y si nuestra presencia no le agrada, el platillo tampoco le agradará.

Uno de los principales principios en el campo laboral, es el respeto a la empresa y a uno mismo, y ese respeto empieza por el código de vestimenta. Empieza con uno mismo. Si nosotros no nos cuidamos a nosotros no podemos esperar que la empresa nos cuide. Yo no puedo ni debo de vestir como se me plazca, y mucho menos cuando soy un aprendiz. Cuando estamos en la etapa de aprendizaje debo respetar los lineamientos que establece cada empresa como tal.

El traer el pelo pintado de colores, el usar tatuajes, el manejo de una barba, etc., todo debe de ser bajo un estricto protocolo y cuidado. Si en mi casa quiero andar como se me pegue la gana está bien, es mi casa, pero en una empresa no lo puedo ni debo hacer. Recordemos que nosotros vamos a atender a los consumidores y somos el reflejo de la empresa.

Muchos alumnos se quejan, por el hecho de tener que usar un determinado “uniforme” en la cocina, cuando ven que los profesionales visten como quieran y cuestionan el por qué ellos no lo pueden hacer. Muy sencillo están en un proceso de formación, cuando sean profesionales y tengan su propio establecimiento, podrán hacer con él lo que ustedes quieran. De mientras hay que respetar las reglas del juego y eso no es ser discriminativo, al contrario es parte de la formación profesional que requieren los jóvenes.

Pero también en el ámbito profesional se pueden observar muchos detalles que se deben cuidar. Muchos profesionales creen que por tener su propio negocio pueden hacer lo que quieran y en cierta forma es correcto, pero recuerden que son la imagen de la empresa. Después no se quejen cuando no tengan clientes.

En ningún manual de ética dice que para ser profesional me debo o no tatuar o pintar el pelo. Usar aretes o piercings. Pero sí existe un código de ética no escrito en las profesiones de las personas. Me queda muy claro que un buen maestro no por fuerza debe usar un traje, pero tampoco puede venir en pants a dar clases. Un buen chef, no es aquel que tenga más tatuajes o una barba larga, un buen chef es aquel que logra que sus comensales salgan satisfechos, esto en palabras de un gran amigo y profesional Javier Guerra.

Calidad personal

Los que somos profesionales debemos demostrar a través de nuestro trabajo la calidad de personas que somos, sin importar nuestra vestimenta o forma de nuestros cuerpos. Pero si tenemos que respetar los lineamientos establecidos por las empresas. Si yo soy propietario de una empresa tendré mis propios lineamientos, pueden gustar o no, pero son míos.

La vestimenta va a ir adoc al lugar en el cual nos encontramos y debemos cuidar las normas que se establecen en dicho lugar. Un claro ejemplo de ello es si viajas a países árabes, en dónde son muy estrictos con la forma de vestir de las personas. Inclusive sin importar que seas turista te puede llevar a la cárcel, el no respetar los usos y costumbres del lugar. Por ello es fundamental el conocer cuáles son las reglas de juego en cada uno de los lugares a los cuales uno va a ir.

Al final del día cada quien se va a vestir como quiera, lo importante es crear una identidad y que esta vaya apegada a los conocimientos que uno posee. Que los consumidores puedan identificar a una persona desde su forma de vestir y con ello poder captar los clientes que uno requiere. Todos los que estamos ávidos de clientes tendremos que hacer un esfuerzo para atraerlos, y todo suma, la imagen personal e impersonal, la comunicación verbal y no verbal. Cuidemos todos los aspectos necesarios para ello y dejemos el “ego” un poco de lado. En la casa de cada quien hagamos lo que sea, pero no en nuestro lugar de trabajo.

Maestro Alexander Scherer Leibold*, Coordinador de la Licenciatura en Gastronomía, de la Universidad Anáhuac México ascherer@anahuac.mx

3 reflexiones en “¿POR QUÉ ES IMPORTANTE EL CÓDIGO DE VESTIMENTA PARA GASTRONOMÍA Y TURISMO?”

  1. Estamos en una de las etapas donde más cambios se han dado en la sociedad de todo el mundo, cada vez las empresas son dirigidas por jóvenes quienes tenemos una mentalidad y metas diferentes como es el tema de los tatuajes. Cada vez más empresas permiten a sus empleados tener tatuajes e incluso se están abriendo a la posibilidad de los piercings y el cabello teñido, el detalle importante del que nos estamos olvidando es que para que una empresa tenga éxito y crezca cada vez más necesita expander sus horizontes esto incluye tener una clientela de absolutamente todas las edades, es decir, que obviamente si sirves a un cliente de 70 años tal vez no le parezca que un tatuaje vaya con el aspecto profesional que los empleados de todas las empresas que sirven algún tipo de servicio debe reflejar. Es posible que ésto cambie más adelante y sea entonces donde no existan tantas barreras al momento de hablar del aspecto de un trabajador, pero hasta entonces, hay que acatar las normas que cada empresa con una razón notoria establece.

  2. La verdad no me había puesto a pensar acerca de este tema, pasaba por mi mente más que nada por la cuestión de higiene pero después de leer el artículo, sé que es importante formarse ese hábito desde que eres estudiante o aprendiz para ir creando una identidad y además para cuando llegues a tus prácticas o a un lugar donde no conoces y te pongan lineamientos sea algo cómodo y no algo tedioso el tener que usar cierta vestimenta, como también, el día que llegues a tener tu restaurante y/o empresa tengas en mente que la imagen que tenga tu equipo de trabajo será un punto clave en tu negocio ya que las personas, en ocasiones inconscientemente, juzgamos y criticamos lo que vemos.

  3. Considero que cada día la imagen personal es menos importante, ya que vivimos en una sociedad con mentalidad “más liberal”. Para mí es elemental tener una buena presentación porque es la primera impresión la que mas cuenta. Creo que el usar tatuajes y vestirse fachosos dice mucho de ti y de tu educación, aunque también se que hoy en día esta visto como una forma de libertad de expresión. De la misma forma en que las personas creen que su presentación no debe de ser importante para conseguir un trabajo yo tengo la libertad de pensar lo que quiera. Se que la inteligencia y las capacidades no tienen relación con la presentación personal pero sigue y seguirá siendo de gran importancia como la gente te ve.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *