RESPONSABILIDAD SOCIAL EMPRESARIAL

Por: Carolina Rosales*

El Dr. Francisco Barroso, profesor e investigador de la Universidad Anáhuac, dice en uno de sus artículos que “la Responsabilidad Social empresarial no debe verse como una estrategia de ventas o para incrementar la productividad y las ganancias, sino como una filosofía empresarial basada en el desarrollo humano como vía hacia la sustentabilidad.” (Barroso, 2012) Si se aplica esta filosofía los beneficios que busca una empresa, al implementar la Responsabilidad Social en ella, éstos llegarán.

Y es que, la Responsabilidad Social Corporativa (RSC), es una herramienta de gestión que cada vez más se utiliza en el mundo empresarial y busca un beneficio mutuo a largo plazo entre la empresa y la sociedad. En pocas palabras, la RSC es una inversión a largo plazo que persigue un “ganar-ganar” entre la empresa, todos sus grupos de interés y el medio ambiente.

Para poder llegar a una forma eficiente y usar esta herramienta como una ventaja competitiva en la empresa, hay que entender qué le importa a la otra persona, para poder llegar a un acuerdo y de esta forma, llegar a un beneficio mutuo.

Valor tangible e intangible

Hay una gran variedad de beneficios que trae la RSE, tanto tangibles como intangibles, entre los cuales se pueden destacar: “la creatividad”, pues un espacio de trabajo en el cual los empleados se sientan cómodos al compartir sus ideas, hará que surja una creatividad colectiva; la Innovación, tomando en cuenta el punto anterior y usando esa creatividad colectiva de una manera inteligente, se puede llegar a una innovación para la empresa.

Otros valores son la “motivación”, porque una empresa en donde todos los empleados están conformes con su espacio y ambiente de trabajo y en donde se sienten parte de la empresa, éstos la impulsan para sacarla adelante, en especial cuando la empresa les da un motivo más allá de generar dinero; la “atracción de mejor personal”, pues una empresa Socialmente Responsable en aspectos internos y externos, atrae a talento con valores parecidos. Aún más al talento joven que es parte de la generación que, en su mayoría, le da más importancia a las condiciones de trabajo que sus ganancias.

También “mayor lealtad y compromiso del trabajador con la empresa”, pues cuando el personal comparte valores y se siente parte de la compañía, se forma una lealtad por parte de los empleados; “”mayor satisfacción del personal” en general, porque los empleados en una empresa Socialmente Responsable con los stakeholders, en especial con los internos, hace que la satisfacción es éstos sea mayor a una en donde la persona es un empleado más. “Mayor productividad”, ya que un personal bien cuidado que vive una vida laboral satisfactoria, demuestra una eficacia más alta, ya que le preocupa el futuro de la empresa.

Podemos hablar además de “menores costos”, porque en primer lugar, si una empresa es amigable con el medio ambiente, podría ahorrar en recursos. Por otra parte, si se tiene un personal satisfecho, esto disminuye la rotación. También se ahorra en publicidad ya que la buena reputación sirve como publicidad positiva para la empresa. Los anteriores son solo ejemplos de diversas formas en la que una empresa puede ahorrar por medio de la RSE.

Más ventajas

Asimismo, la RSE puede producir una “mejor reputación en la comunidad y el gobierno”, ya que una empresa con prácticas Socialmente Responsables, facilita tratos con stakeholders externos, como el gobierno y la comunidad que lo rodea. Esto facilita cualquier tipo de trato que se requiera en un futuro. Con ella también se puede lograr una “mayor aceptación de la marca”, porque los consumidores exigen cada vez más que las empresas sean Socialmente Responsables. Con las nuevas tendencias en donde éstos son cada vez más activos, y con el uso de las redes sociales, el efecto positivo de una empresa Socialmente Responsable o el negativo de una que no lo es, se divulga de una manera más rápida.

Además podemos hablar de un mayor “desarrollo de la misma empresa”, pues todos los puntos anteriores contribuyen a que la empresa se desarrolle en diferentes aspectos y no podemos olvidar las ventajas en cuanto al “respeto de los consumidores”, pues la escénica de la RSE es el respeto a todo lo que rodea a la empresa en especial a los consumidores. Cuando la RS está en la esencia de la compañía y se transmite de tal forma que se vuelve la cultura de los empleados, este respeto se refleja en el trato con el cliente.

De igual manera podemos obtener una “mayor participación en el mercado” al ganar popularidad con la buena reputación que conlleva ser una empresa Socialmente Responsable, así, la firma empezará a ganar campo en el mercado, recordando que la RSE funge como regulador ético y de competencia, pues en una empresa en donde la esencia es ser responsable en diferentes aspectos, alguien que no posea esos valores no será aceptada, no sólo por la empresa, sino por los mismos empleados.

Caso práctico

Un ejemplo de una actividad Socialmente Responsable, es el bienestar de los empleados. Si una empresa hace un esfuerzo por mantenerlos felices y se preocupa por su calidad de vida, aparte de que la rotación de personal será menor, lo que significa un ahorro monetario; es posible destacar que, se va a ver un reflejo en la eficiencia y la lealtad de los empleados ante la empresa.

Esto, a su vez, hará que la empresa obtenga más ganancias, ya que el bienestar de cada uno de los empleados se transmite a los clientes, y esto, combinado con la eficiencia, lleva a mayores ventas. En otras palabras: el empleado es el reflejo directo de la organización ante los clientes, ya que los primeros, son quienes tienen el contacto inmediato con los consumidores, ya sean posibles compradores o clientes leales.

Los consumidores exigen cada vez más una empresa socialmente responsable, por lo tanto, es muy probable que no tener un área de Responsabilidad Social pueda llegar a perjudicar a la empresa.

Aparte, para que una empresa funcione correctamente necesita de la aceptación, no sólo del cliente, sino de toda la comunidad que la rodea. Esta “licencia” se consigue con la responsabilidad social hacía la comunidad y con un respeto mutuo entre la comunidad y la empresa. El desarrollo de la comunidad en la que se encuentra una empresa lleva al desarrollo de la misma.

Dicha “licencia” es posible conseguirla al hacerse responsable por los daños, o incluso, evitar los mismos antes de que puedan pasar. Es decir, el compromiso que escoge la empresa ante la comunidad en la que se desarrolla, el deber que se tiene ante la calidad de vida a los empleados, stakeholders en general, y el cuidado que decida tener por el medio ambiente son de suma importancia hoy en día, ya que como se mencionó hace un momento, los consumidores son quienes lo exigen más.

También existen eventos en donde la falta de Responsabilidad Social de la empresa, la lleva a escándalos, en donde en el mejor de los casos, es que queda un poco perjudicada su reputación. Por esto mismo, lo mínimo que necesita una empresa en cuanto a Responsabilidad Social es un código de ética, que permita regular el comportamiento de las personas dentro de la empresa; la principal finalidad es mantener un comportamiento que sea elaborado por la mayor parte del personal, empezando por los directivos y con los colaboradores de cada área al menos; y que al mismo tiempo represente adecuadamente la filosofía de la empresa entre todos los que la integran.

Verdadera fortaleza

 La RSE no es un gasto más para la empresa, es un concepto que se debe tener presente desde la esencia de la misma. No está solo en un área, debe existir en cada una de sus partes, empezando por los directivos y fluyendo hasta llegar a los grupos de interés, ya sean internos o externos.

Esta es una inversión, en la cual se ven los resultados a diferentes plazos, sin embargo, se requiere de paciencia y esfuerzo ya que no es un resultado inmediato. Cada día es más evidente que los consumidores le piden a las empresas que cuenten con este tipo de filosofías, es decir la Responsabilidad Social Empresaria, es necesaria ya que hay más efectos negativos para las empresas que no cuentan con ella, pues diariamente va creciendo el interés de los consumidores por cuidar el entorno en el que viven, así como a sus habitantes y a ellos mismos.

La propuesta que pongo a las empresas para que apliquen la Responsabilidad Social Empresarial es para empezar, darle un cambio a la cultura organizacional, es decir, dar un enfoque real en el ganar-ganar y dejar a un lado el buscar sólo remuneraciones económicas y descuidar el medio ambiente, a los empleados, grupos de interés y por ende, a los clientes o consumidores. Esto es más fácil cuando se empieza con los directivos y dejamos que vaya fluyendo en todo su alrededor, ya sea para los grupos de interés internos o externos, así como en su vida personal, ya que comúnmente, lo que se vive fuera del trabajo, se refleja en el mismo.

Finalmente, es imprescindible detectar a las personas influyentes en la empresa, identificar quién o quiénes son los que saben comunicarse con la gran mayoría de sus integrantes y con su apoyo, lograr dicho cambio en la cultura organizacional y con él, el de la empresa. Dando como resultados, tener una cultura exitosa de Responsabilidad Social Empresarial.

Por: Carolina Rosales*, estudiante de Responsabilidad Social de la Universidad Anáhuac México y alumna del Maestro Alexander Scherer Leibold, Coordinador de la Licenciatura en Gastronomía y profesor de dicha institución.

Contacto: ascherer@anahuac.mx

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *