¿SABES CUÁL ES TU ADN?

Por Alexander Scherer Leibold* 

Desde que nacemos contamos con un ADN que define nuestra persona. El famoso y conocido ácido desoxirribonucleico, es el ácido nucleíco que nos define como personas vivas. Cada uno de nosotros cuenta con un ADN especial y que lo diferencia de todos los demás.

El ADN nos hace diferentes

Cada uno de nosotros tiene un ADN particular, que nos define como personas, empezando por nuestro nombre y apellido, que prácticamente podemos decir que somos únicos, en ningún lugar existe una persona con nuestro mismo nombre y apellido. Al menos eso es lo que se dice por ahí, aunque también se dice que todos tenemos un doble en este planeta, el cual al menos yo no he visto. Y si esto fuera cierto, de todos modos tenemos un ADN diferente.

Pero así como las personas tienen un ADN muy bien definido, también las empresas deben de buscar cuál es su ADN que los hace ser diferentes a una de la otra. Cada vez es más solicitado por los diferentes consumidores el saber qué es lo que hace diferente a una empresa de otra. Sin importar del giro que podamos hablar, en todos lados los consumidores empiezan a cuestionarse e investigar quién es el mejor para satisfacer de manera integral lo que cada uno ellos están buscando.

Marcar una diferencia

Muchas empresas buscan “copiar” los productos de su competencia y le cambian un pequeño detalle a los productos, un pequeño ingrediente “insignificante” que le permite hacerles competencia a los otros. Inclusive algunas empresas utilizan casi casi el mismo nombre y nada más le cambian una letra a la marca y con ello quieren hacer creer que son totalmente diferentes. Lo cual hasta cierto punto es cierto, pero que en realidad no siempre funciona tan bien como se pudiera creer.

Las empresas creen poder marcar una diferencia entre productos similares, lo cual por cierto cada día es mucho más complicado, pero se han olvidado de la parte cualitativa que permitirá hacer llegar esos productos a los consumidores finales.

Hoy en día ya no sirve en lo más mínimo decir que uno es el mejor o de los mejores, el presumir cada uno de los reconocimientos que se ha recibido, el señalar lo bueno que pueden llegar a ser, en realidad no quiere decir gran cosa, especialmente cuando hay otros factores cualitativos que empiezan a ser una gran diferencia entre uno y otro. Actualmente los consumidores analizan a detalle los comentarios que otros usuarios publican en las redes sociales y aún éstas son sujetas a ciertas dudas, debido a que se sabe muy bien que existen empresas que pagan porque se hable bien de ellos o mal de la competencia, por lo que los comentarios en las redes sociales se debe analizar bajo la lupa.

El gran problema de los comentarios en redes sociales, tanto positivos como negativos, pero especialmente los negativos, son en muchas ocasiones escritas con el hígado, en caso de ser de un verdadero consumidor y que en muchas ocasiones nada más refleja su estado de ánimo del momento y no el conjunto completo de experiencias. Por ello una tarea interesante es poder consultar a los consumidores al término de la experiencia (la famosa post venta), ya que en muchas ocasiones la postura posterior suele cambiar mucho a la postura que se tuvo en un principio.

¿Qué nos hace diferentes?

Por otro lado, para las empresas es fundamental que se ocupen por tratar de definir un propio ADN. Un ADN que los caracterice y marque claramente en qué se diferencia de la competencia. Cuáles son las características esenciales que los hacen diferente en realidad. Una vez logrado definir su propio ADN, se requiere hacer lo mismo con cada uno de los colaboradores. Éstos deben de contar con un ADN ya modificado, esto es, el ADN empresarial y el ADN de cada uno.

Alguna vez se han puesto a pensar ¿qué les hace diferente a ustedes de todos los demás? Sí de todos los demás, no nada más en su empresa sino con todos los colaboradores de todas las demás empresas. Es clave lograr definir su propio ADN personal – empresarial, para con ello poder satisfacer íntegramente las necesidades de los consumidores.

Se han preguntado alguna vez el por qué los consumidores escogen que los atienda una persona en específico y no otras personas. Cada uno de nosotros es el responsable de darle una característica en especial a su ADN. Ese ADN que se va puliendo con el paso de los años y que se va consolidando con base a las características adquiridas, por cierto incluyendo nuestro gran “genio” por el cual somos muy cuestionados en muchas ocasiones.

Pero algo mucho más complejo y lo cual desde mi humilde postura debe ser el elemento clave en la forma en la cual ofrecemos nuestros servicios, es el hecho de que cada colaborador dentro de la empresa, debe tener su propio ADN. Independientemente que ya tengamos instalado un chip con un ADN empresarial, cada uno de nosotros debe analizar y desarrollar su propio ADN.

Hablando a nivel empresarial, resulta relativamente fácil lograr generar una o más ventas, hablando en términos turísticos, resulta aún más sencillo el poder lograr vender un destino turístico con sus diferentes servicios, hoteleros, restauranteros, culturales entre muchos otros. La complejidad en los próximos años será el ADN que le ponga cada uno de los colaboradores en la forma de atender a los consumidores.

El ejemplo más claro se encuentra en cuando uno tiene la opción de comprar un producto, por ejemplo un coche, y las dos agencias de coches (misma marca), se encuentran a la misma distancia de mi domicilio. El coche que yo quiero comprar, en ambas agencias tiene el mismo valor y me dan exactamente las mismas condiciones de compra. Al ser todo igual, por qué escogemos ir a una agencia y no a la otra. La respuesta es muy sencilla, porque en la que escogí está la persona que sabe cómo tratarme, sabe cómo atenderme, sabe lo que yo quiero y necesito, tiene un estilo perfectamente definido, tiene su propio ADN.

Ese ADN nos hace ser diferentes, no mejores, no superiores, no más inteligentes, simple y sencillamente nos hace ser diferentes y del agrado de nuestros consumidores. ¿Tú, estás listo para generar tu propio ADN? ¿Sabes qué es lo que te diferencia de todos los demás?

Al final del día no se trata de competir contra nadie, sino contra uno mismo. La satisfacción de poder ser la persona a quien más busquen los clientes es en parte la labor que uno debe buscar. Es responsabilidad de uno mismo marcar una diferencia y no ser uno más del montón, al cual le da lo mismo si el cliente o consumidor nos compra o no, al cual le da lo mismo si la empresa vende o no.

En este momento con tantas opciones de por medio, la parte crucial es la forma en la cual ofrecemos los diferentes servicios. Ya no basta dar descuentos, promociones o usar alguna otra estrategia mercadológica, hoy en día es necesario saber brindar un servicio que le pegue a la excelencia. Un servicio con un ADN muy específico y que sea el detonador entre una persona y otra, entre una empresa y otra. Los productos han pasado a segundo término.

Maestro Alexander Scherer Leibold*, Coordinador de la Licenciatura en Gastronomía, de la Universidad Anáhuac México ascherer@anahuac.mx

 

 

3 reflexiones en “¿SABES CUÁL ES TU ADN?”

  1. 5 puntos que reflejan mi ADN:
    1. Soy extremadamente sensible (psicológicamente).
    2. Siempre me he llevado mucho mejor con hombres, no he encontrado la razón pero la mayoría de las veces termino teniendo algunos problemas con mis amistades femeninas.
    3. Cuando llego a amar realmente a alguien, soy demasiado entregada. Trato de cambiarlo un poco porque no me ha resultado muy bien.
    4. Siempre he sido muy detallista con la gente (en cuanto a lo material).
    5. Últimamente hay mucha gente que se preocupa por el bienestar de nuestro medio ambiente, del planeta, pero yo lo llevo a un nivel un poco más alto.

  2. Pienso que es importante buscar tu propio ADN te lo pidan o no en el trabajo y/o empresa para la que trabajas, busca dar ese plus, simplemente para conocerte mas a ti mismo y así darle tu toque personal a tu día a día.
    Puedo decir que mi ADN se refleja en estos 5 puntos:
    1.- Ser humilde (tratar)
    2.- En varias ocasiones tiendo a frustrarme y puedo ser un poco explosiva, pero he trabajado en saber controlar mis emociones y sentimientos, lo cual pienso que es importante el reconocerlo y tratar de mejorar.
    3.- Doy confianza.
    4.- Buena escucha.}
    Y yo creo que van de la mano el ser un buen escucha y el dar confianza a la gente, pues apoyándome en una aprendí a construirlas y reforzarlas.
    5.- Servicial (sobre todo en el aspecto de ayudar).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *