VOLUNTARIO ANÓNIMO ¡GRACIAS!

No tienen nombre, pero su pico dice “Veracruz”. Viajan en el metro de una ciudad que se derrumbó por un sismo, pero que se derrumbó en pedazos pero no en corazón.

Pensativos después de una jornada de acarrear cascajo, repartir agua, cargar víveres, hacer vayas, preparar comida, ahí están los que ayudan; los que se creían hundidos en el mundo de las redes sociales: miles y miles de jóvenes anónimos con chalecos y picos, que levantaron su puño y se solidarizaron con la gran Tenochtitlan.

Gracias a todos ustedes por dejar en claro que somos uno, que somos más fuertes que la sed, el hambre y el cansancio ¡Gracias!

Mil gracias por estar ahí, por no perder la fe en su país ni en su gente. Que a todos nos sirva de ejemplo su valentía y ayuda, que la historia los guarde en lo más alto de los libros y aun que no tienen nombre, sus acciones son de honor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *